CHA denuncia la dejadez del equipo de Elboj en materia de participación ciudadana

Chunta Aragonesista considera que los dos mandatos de Fernando Elboj han constituido un auténtico atentado a la participación ciudadana. Frente a su inmovilismo y desdén con la participación ciudadana, los nacionalistas proponen apostar por un Plan Municipal de Participación para modernizar la administración e implicar a la ciudadanía en la gestión de lo colectivo.

 

Cualquier Gobierno Municipal progresista debe avanzar en el camino de profundización de la democracia local y hacer de la participación ciudadana uno de los ejes básicos de la actividad municipal, aseguran los nacionalistas.

A partir de los órganos y estructuras de participación o Reglamento de Participación Ciudadana existentes, la innovación en el ámbito de la participación ciudadana precisa de una mayor democratización, de nuevas ideas, de una adaptación permanente de las formas de organización, exige un cambio de estructuras, de modelos de relación, la creación de nudos que posibiliten la articulación entre estructuras y agentes, .... Todos estos aspectos no pueden improvisarse, exigen una planificación que de encaje a las diferentes piezas en un puzzle con un objetivo común, asegura CHA.

Los nacionalistas critican que en Huesca, lejos de avanzar en esta línea, retrocedemos “como los cangrejos”. No deja de ser cierto que en nuestra ciudad la práctica asociativa (clave para la participación ciudadana) está en horas bajas ( la situación existente para renovar la presidencia de la federación Osca XXI es buena prueba de ello) pero no es menos cierto que Fernando Elboj y su política autoritaria y distante han contribuido en gran manera a ello, dice Chunta, que añade que las instituciones públicas en general y los ayuntamientos en particular, con sus prácticas, son claves para impulsar o desactivar la participación ciudadana.

Para Miguel Solana “ frente al inmovilismo y desdén con la participación ciudadana de Fernando Elboj hemos de apostar por un Plan Municipal de Participación que sea elaborado por el conjunto de los departamentos municipales, desde un diagnostico común y con un compromiso compartido. Es una apuesta por la democracia participativa mediante una política transversal para modernizar la administración e implicar a la ciudadanía en la gestión de lo colectivo. Establece, a partir del consenso, áreas de actuación, líneas de intervención, acciones a realizar y un orden de prioridades. Un plan municipal de participación que debe vincular, de una u otra manera, a todos los agentes con presencia en el municipio que son susceptibles de desempeñar una responsabilidad en los procesos participativos y que pueden ser de naturaleza muy diversa: cargos públicos, técnicos municipales, miembros de asociaciones, empresas, sindicatos, otras instituciones y administraciones presentes en el territorio.”

Comentarios