Sergio Aramendia ganaba la VI Marcha a los Tres Ibones del Valle de Hecho

El navarro Sergio Aramendia se imponía en la VI Marcha de los Tres Ibones que se ha celebrado en Hecho y que finalmente, debido a la lluvia y la niebla se quedó en un solo lago. La organización, la Asociación Turística del Valle de Hecho, ya había previsto un recorrido alternativo que finalmente tuvo que realizarse y que no planteó problemas.

Los casi ciento veinte deportistas que tomaron la salida realizaron unos 38 kilómetros, con un desnivel acumulado de 1.400 desde la Selva de Oza hasta el ibón de Acherito y de ahí, y antes de llegar al Puerto del Palo, ascendieron por la orilla izquierda del río todo el valle de Guarrinza. Volvieron por la otra ribera para, una vez en Oza, disfrutar de los bellos parajes del bosque por el Camino Viejo y la Calzada romana. El primer tramo lo realizaron andando y una vez que cogieron altura, algunos emprendieron la carrera.

Con un tiempo total de 5 horas y 16 minutos, el navarro Sergio Aramendia fue el primero en cruzar la línea de meta. El segundo puesto fue para Ander López de Alda (5:26), un alavés que participó hace ya cuatro años

Fue el tramo de recorrido asfaltado el que más piernas machacó y algunos atletas decidieron retirarse a su paso por la Selva de Oza, sin completar el recorrido por el Camino Viejo y la Calzada. En torno a unas cuarenta personas abandonaron. El resto, a su ritmo, completó el recorrido y mientras los primeros tardaron en torno a cinco horas, los últimos invirtieron casi diez horas.

El primer corredor local en llegar a la meta fue Francisco Aznárez, de Siresa, que empleó 6 horas y 29 minutos en completar los 38 kilómetros. No hubo ningún problema y más de cuarenta personas colaboraron en la organización para que todo saliera a la perfección. Había vecinos en los controles, personas en los lugares conflictivos, en la meta, voluntarios sanitarios y también, los que emplearon buena parte de la mañana en preparar comida para que los deportistas, una vez en meta, pudieran reponer fuerzas: chorizo, longaniza, patatas, frutos secos, pastel, café y un caldo que, dadas las circunstancias –llovió sin parar- entraba muy bien.

Comentarios