Elena Espinosa plantea modificaciones en la OCM del vino

La Ministra de Agricultura, Elena Espinosa, asegura que el arranque incontrolado no garantiza la competitividad del sector vitivinícola y provocaría daños medioambientales irreversibles en amplias zonas de nuestro territorio. Espinosa propone que se corrija la pérdida de competitividad con medidas que faciliten la orientación de la producción europea para adecuarla a la demanda del mercado.

 

La Ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación, Elena Espinosa, ha manifestado en el Consejo de Ministros de Agricultura de la UE que es necesario introducir en la OCM del vino los elementos necesarios para enderezar la pérdida de competitividad del sector vitivinícola europeo así como para facilitar la orientación de la producción europea, con el objetivo de adecuarla a la demanda del mercado.

En opinión de la Ministra, “tenemos que saber potenciar las cualidades del vino europeo, basadas en el origen, y aprender a elaborar nuevos tipos de vinos que se adapten a los gustos del consumidor”. Espinosa ha señalado que “no tenemos que renunciar a nuestro pasado para adaptarnos al presente”.

 

Según la Ministra de Agricultura, Europa necesita simplificar las normas de etiquetado para que el consumidor sepa lo que le espera cuando abre una botella, sin tener que hacer un curso de especialización. Asimismo, abogó por autorizar las prácticas reconocidas por un organismo “de tan amplia experiencia como es la Organización Internacional del Vino y que nuestros competidores utilizan con éxito”.

Elena Espinosa ha señalado que el arranque descontrolado de 400.000 hectáreas no garantiza, precisamente, la competitividad, y que además puede causar daños medioambientales irreversibles en amplias zonas de nuestro territorio. Por otra parte, ha afirmado que la supresión brusca de las medidas de mercado ocasionaría distorsiones graves en los mercados de las bebidas espirituosas y del mosto, que repercutirían gravemente en los precios de la uva y, por tanto, en la renta de los agricultores.

 

Espinosa ha precisado que producir a bajo coste no significa necesariamente una mejora de la competitividad, que es el objetivo de la reforma de la OCM del vino. “La mejora de competitividad en este sector no se define sólo en términos de precio sino de satisfacción de los gustos del consumidor”.

 

Comentarios