El curso de urbanismo de Formigal lo clausura este miércoles el Consejero de Obras Públicas

Javier Velasco participará a última hora de la tarde en la finalización del mismo, en una jornada en la se hablará del nuevo sistema de valoración del suelo y el proyecto de Ley de Urbanismo de Aragón. El director general de urbanismo del Gobierno de Aragón, Julio Tejedor, en declaraciones a Radio Huesca Digital ha indicado “ la complejidad de los intereses que confluyen en esta materia, desde el aspecto económico al social y cuando se habla de modalidades como los campos de golf , como recurso turístico, deben ser enmarcados en una política general del territorio y si llevan asociados desarrollos inmobiliarios deben analizarse cada caso y que impacto producen”.

Tejedor ha manifestado en el curso que “Aragón vive un momento de oportunidades. La presión a la que está sujeta el urbanismo puede ser bien o mal enfocada.” Por lo que ha precisado que “la multitud de proyectos urbanísticos que se están presentando nos dan la oportunidad de elegir aquellos que contribuyan al desarrollo sostenible de nuestra comunidad autónoma ya que no se trata solo de proteger el territorio, también hay que estabilizar la población”.

Por otra parte, el director general de Industria del Gobierno de Aragón, Carlos Javier Navarro, dentro del curso régimen jurídico de la actividad y del producto industrial, ha señalado que “el objetivo de este curso es el de presentar el marco jurídico de la actividad y producto industrial que es bastante desconocido por lo general”.

En este sentido, ha declarado en su exposición que “ la nueva ley de industria que se tramita en las cortes aragonesas quiere suponer una ventaja competitiva para las empresas ya que busca la agilidad y simplificación burocrática y un mayor control”.

Entre las ventajas competitivas de la nueva ley aragonesa de industria, Navarro ha destacado “la función didáctica de la realidad industrial, la coordinación entre distintos ámbitos como la seguridad laboral, agentes económicos, sociales y colegios profesionales, por medio del consejo aragonés de industria, o el adaptarse con mayor celeridad a las nuevas tecnologías.

Comentarios