Para el PAR, el Campus de Huesca son las carreras y los alumnos y no solo el embellecimiento del entorno

El Partido Aragonés en el Ayuntamiento de Huesca, ha manifestado su permanente reivindicación para que el Ayuntamiento de Huesca realice una política activa de desarrollo universitario de la ciudad, no sólo en cuanto al embellecimiento del entorno de algunos centros o la donación de infraestructuras e inversiones a la Universidad de Zaragoza, sino en el aspecto más decisivo: que el ‘campus’ crezca en carreras y alumnos.

Fernando Lafuente, concejal del PAR en el ayuntamiento de Huesca indicaba que “los datos en este inicio de curso muestran una realidad que no es la que deseamos. Los oscenses ya sabemos que va a ser muy difícil lograr una reacción del alcalde y representante municipal ante la Universidad de Zaragoza de la que dependemos, después de que no defendiera los intereses de Huesca y el mandato unánime del Pleno en el nuevo mapa de titulaciones. Pero si continuamos con cifras de estudiantes de tendencia plana, realmente no nos servirá de mucho para ese desarrollo, que entre todos los oscenses le paguemos un ‘parking’ o un campo de fútbol a la Universidad, sin estar obligados y aunque merezca dos docenas de fotos y titulares. En próximos años, habrá ocasiones para plantear de nuevo y con fuerza las cuestiones de estudios y estudiantes. Por eso hay que mantener esa política activa sobre ello y no tanta actitud complaciente”.

Lafuente parte de tres realidades:. La Universidad en Huesca no sólo es una demanda histórica sino de futuro, porque resultaría una contribución decisiva al progreso de la ciudad es muchos aspectos culturales, sociales y económicos. En segundo lugar, cuando la mayoría de estudiantes matriculados en las facultades y escuelas de Huesca son altoaragoneses, con un el efecto positivo para fijar población. Finalmente, esa contribución y efecto no se producen en la medida a la que tendría que aspirar la ciudad, a causa de un déficit en los factores más determinantes, alumnos y carreras indicaba el concejal del PAR.

Perspectivas y cambios

El portavoz del PAR indica que “las perspectivas a corto plazo no son muy favorables. Ya conocemos el centralismo de la Universidad de Zaragoza, cuando en el Alto Aragón oferta menos del 10 por ciento de sus plazas para estudiar, mientras que somos más del 20 por ciento de la población aragonesa, por no hablar del territorio. El mapa de titulaciones de 2005, fue una oportunidad histórica que no nos dejaron aprovechar, al fijar para Huesca, sólo Odontología -ya iniciada con únicamente 30 alumnos, máximo impuesto-, Ciencias Ambientales y Ciencias Políticas hasta el año 2010. En contenidos y cantidad, quedó muy lejos de las posibilidades y demandas oscenses, explicitadas en una resolución unánime a instancias del PAR en el Pleno, a pesar de que el Alcalde aceptó y apoyó ese mapa”.

“Sin embargo -explica-, se prevén novedades. Además de una nueva Ley de Universidades, ahora en trámite parlamentario, hay que atender a que precisamente hasta el año 2010, las universidades en España se van a transformar con la aplicación del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), que va a suponer un nuevo catálogo y estructura de estudios. El propio mapa de titulaciones de la Universidad de Zaragoza se declara como ‘un proyecto dinámico, lo suficientemente flexible para adaptarse a los cambios que puedan producirse”, como tendencias demográficas, necesidades económicas y sociales, estructuras de enseñanzas universitarias, o convergencia en el Espacio Europeo de Educación Superior. Es decir, puede haber cambios y desde Huesca tenemos que estar atentos para plantear nuestras propias necesidades y esas cifras insatisfactorias”.

“La Universidad de Zaragoza -añade- quiso reaccionar a toda prisa cuando se creó la Universidad San Jorge que ha venido a Huesca sin pedir nada a cambio y ofrece esperanzas de desarrollo a esta ciudad, a pesar de que Elboj fuera tan reticente a colaborar con esa entidad. Pero ya se sabe que las prisas no se le dan bien a la institución académica pública, como se demuestra en los retrasos que acumulan, años y años, las inversiones en infraestructuras que tiene comprometidas aquí, por ejemplo el antiguo Seminario, y como se ratifica con el comienzo de Odontología en unas instalaciones probablemente provisionales, aunque se sabía desde principios de 2005 que requería locales para el 2006”.

Comentarios