La Jacetania recupera la normalidad tras las fuertes lluvias

La intensa lluvia caída en las últimas horas en la provincia de Huesca provocaba este sábado el desbordamiento de varios barrancos, el corte de la carretera N-330 y la inundación de bajos y garajes en la provincia. La zona con más problemas ha sido la parte occidental de Pirineo. Poco a poco la Jacetania va recuperando la normalidad tras las fuertes lluvias.

La presa de Canal Roya se desbordaba en Canfranc Estación, a la altura de la central eléctrica. Anteriormente, se había ido abriendo la compuerta de Canal Roya y de Izas, pero a media tarde fue imposible evitar el desbordamiento. Habían caído más de 70 litros por metro cuadrado. El desbordamiento de la presa obligaba a cortar temporalmente la carretera N-330 y quedaban anegados bajos y garajes de Canfranc. También se producían cortes de luz en varias localidades del Valle del Aragón. Y en Castiello de Jaca se desbordaban los tres barrancos: el de Langlata, Redigüé y Casadioses.

Miguel Angel Ruíz, Jefe de equipo del Servicio de Emergencias de Jaca, ha indicado que cuando se desplazaron a la zona de Castiello “los primeros momentos fueron tensos, ya que el barranco se había desbordado y el acceso a la localidad había quedado cortado. Se recibieron llamadas de gente atrapada y por la inundación de garajes y bodegas, aunque afortunadamente no hubo que lamentar daños personales”. La zona más dañada fue entre Canfranc y Villanúa, donde cayeron entre 70 y 80 litros por metro cuadrado en una hora.

A última hora de la tarde del sábado la situación ya estaba controlada y se recuperó la tranquilidad en el Valle del Aragón, según ha indicado Miguel Angel Ruíz, aunque todavía este domingo han recibido algún aviso en el Servicio de Emergencias para retirar la cantidad de agua acumulada en algunas bodegas y garajes. Poco a poco la comarca va recuperando la normalidad tras la gran tromba de agua.

Comentarios