La SD Huesca se recupera del varapalo sufrido ante el Hospitalet

El equipo volvía a los entrenamientos este lunes intentando olvidar el desastroso arbitraje del colegiado Markínez Blanco que privó a los azulgranas conseguir la victoria ante el Hospitalet. Un arbitraje que deja secuelas puesto que Roberto y Rangel se perderán el próximo encuentro ante el San Andreu en el que tampoco estará el lesionado Sorribas. El Huesca va a intentar que el Comité de Competición estudie el video y pueda quitar alguna tarjeta que se consideran injustas a todas luces.

Manolo Villanova era muy claro indicando que “ha sido penoso. Yo siempre digo que para ganar tienes que jugar bien, tener algo de suerte y contar con un arbitro imparcial y no hemos tenido ni suerte ni un arbitro imparcial y esto ha propiciado que empatáramos un partido y encima tengamos que estar contentos”.

El técnico hacía un análisis del partido destacando el buen fútbol de su equipo, mientras el árbitro le dejó: “La primera parte hicimos un gran fútbol con ocasiones claras de gol con una acción clave que podíamos hacer el 3-0, luego viene la primera vez que llegan ellos con un jugador contra tres nuestros y en una falta de coordinación encajamos el 2-1. Luego salimos tranquilos en el segundo tiempo y nos encontramos con la expulsión de Roberto y nos quedamos con 10. Tocaba defender, nos defendimos con orden y tranquilidad nos pitó algunas faltas que para mí no eran y luego vino la guinda pitando un penalti que nadie sabe por qué y cuando habían pasado cuatro minutos de la hora”.

Villanova iba más allá señalado que “a veces esto del fútbol, después de tantos años, esto te da pena. Los jugadores con todo el trabajo que haces durante la semana, preparas el partido todo va fenomenal y luego vienen estas cosas que no te hacen aborrecer el fútbol porque uno lleva ya muchos años y lleva muchas peleas encima, pero sí que te hace estar apenado puesto que parece que esto estaba teledirigido”.

Se vieron cosas sospechosas que no gustaron para nada en el Huesca. “Yo no entiendo como después del partido el árbitro saluda a un jugador de ellos con una sonrisa en los labios increíble. Como el presidente del Hospitalet tras el descanso está en la puerta del vestuario de árbitros entonces son cosas que no acierto a comprender, no es que sea mal pensado pero se te queda cara de tonto y vamos a ver si somos los tontos de la película”.

Ahora hay que pensar ya en el próximo encuentro ante el Sant Andreu.”Ya ha terminado no podemos hacer nada y ahora sólo hay que pensar en levantar el animo a los jugadores y decirles que lo han hecho muy bien y que tenemos que ganar el domingo”.

Comentarios