La Variante de Pomar de Cinca a punto de aprobación

varainte pomar

El proyecto de la futura variante de Pomar de Cinca, que evitará el volumen de tráfico que soporta la A-130 a su paso por la población mediocinqueña, está a punto de ser aprobado por el Gobierno de Aragón. Así lo confirmó el director general de Carreteras del Gobierno de Aragón, Gonzalo López Pardos, que el pasado viernes presentó el proyecto a los vecinos interesados en conocer el trazado de la nueva vía.

Acompañado por el director provincial de Carreteras, Gabriel Claver, y por los dos ingenieros encargados de supervisar la obra, López Pardo se desplazó hasta Pomar de Cinca, donde fue recibido por la alcaldesa Elisa Sancho, para explicar los pormenores de la variante que tiene un presupuesto base de licitación de 3.381.515 euros, de los que 2.449.663 son para la ejecución material de la obra.

Una vez aprobado el proyecto por el Ejecutivo autónomo, se iniciarán dos procesos paralelos: la información pública en el Ayuntamiento de Pomar y la contratación de las obras por parte de la DGA.

El proyecto de la variante contempla un trazado de 4,940 kilómetros desde la A-130 a unos 1.300 metros al norte de Pomar de Cinca, que se desplaza del noroeste al suroeste, cruzando el barranco de La Clamor mediante un puente de tres vanos, así como una rotonda abierta en la intersección del trazado con un camino, el que se dirige a Sariñena por Vilanueva y Castelflorite. A unos 300 metros del inicio de la nueva vía se prevé una intersección –ya realizada- de acceso a la localidad.

La nueva carretera tendrá una pendiente máxima del 7 por ciento y estará formada por dos calzadas de 3,50 metros más dos arcenes de un metro cada una. Los vehículos podrán circular a una velocidad máxima de 100 kilómetros por hora. La obra llevará consigo la reposición de caminos, líneas eléctricas y telefónicas y riegos –en concreto están previstos una veintena, doce acequias y ocho desagües-.

Comentarios