El Provincial de Salmónidos Cebo Natural quedó desierto por falta de capturas

El coto deportivo de Santaliestra, en el río Ésera, acogió la segunda prueba del Campeonato Provincial de Salmónidos Cebo Natural, última competición del calendario Provincial y con la que ha concluido la actividad deportiva de pesca de esta temporada 2006. Aunque parezca increíble, todos los participantes salían con las mismas posibilidades de ganar la competición ya que en la primera fase celebrada en el mes de marzo, en el coto deportivo Canal de Berdún, ningún deportista consiguió pescar ninguna captura válida, lo que daba un aliciente especial a esta jornada, en la que se tenía que decidir la competición.

Doce Clubes participaban en la misma con un total de cuarenta y cinco deportistas: Mayencos de Jaca con 3, G.M.S. 6 y Aragonesas 5 ambas de Sabiñánigo, Ribagorza de Graus con 2, de Huesca capital Pescadores del Pirineo con 6, Juan de Lanuza 6 y España-Francia 3; Barbastrense 4, Airón Club 2, Virgen de Violada de Gurrea de Gállego 4, Binéfar la Litera 2, y Arguis con 2. Todo quedó en nada ya que las abundantes precipitaciones caídas en nuestra provincia durante la semana hicieron que los ríos bajasen impracticables para la pesca.

En la concentración a las siete y media de la mañana en el restaurante Ésera de Santaliestra los efectos del tiempo ya se dejaron notar pues faltaron varios deportistas que creyeron se iba a suspender la competición, algo que no podía hacer la federación sin comprobar las condiciones del escenario y ante la imposibilidad de poder haber avisado con anterioridad. Aun así treinta pescadores se dieron cita de los cuarenta y cinco inscritos; fallaron los deportistas de las sociedades de España Francia, Airón Club y Arguis y algunos otros del resto, en total quince. Visto el río pero ante la imposibilidad de poder trasladar la competición a otra fecha se decidió pescar, aunque solamente un milagro podía hacer que se consiguiera alguna captura, ya que el río bajaba muy crecido y con aguas totalmente turbias.

La prueba tuvo una duración de cuatro horas y comenzó puntualmente a las nueve, distribuida en dos fases de dos horas con un descanso de 30 minutos para cambiar de zona si se estima oportuno. El día fue bueno con más nubes que claros y buena temperatura, el algún momento de la mañana cayeron cuatro gotas contadas. La competición se debía desarrollar bajo la modalidad de captura y suelta. (El anzuelo no llevaba arponcillo o lengüeta.) Los pescadores fueron distribuidos por parejas.

El tramo fue de libre elección para los deportistas dentro de los límites del coto deportivo; aunque había poco para elegir, pues era una corriente continua de color “chocolate oscuro”. Los buenos pescadores de esta modalidad no faltaron a la cita el domingo como Montenegro, Bosque y Vergara de Aragonesas; Sanz de Barbastrense; Ara, Sarasa y Nadal de G.M.S.; Cuenca, Ortas y Langarita de Juan de Lanuza; Lorenzo y Pérez de Mayencos; Climente, Miranda y Villacampa en Pescadores del Pirineo; Hilair y Lacoma de Ribagorza; Calvo y Cardiel de Binéfar entre otros y a todos ellos un diez, pues la mayoría lo intentó durante las cuatro horas de competición a pesar de lo “imposible”.

La llegada de los deportistas a la entrega de las plicas y reglas de medición era de desilusión, es un campeonato muy querido por todos ellos y el comentario unánime era de la mala suerte que se había tenido, no lo podían creer.

Nunca desde que se creó esta prueba en el año 1992 siendo Delegado Provincial José Pablo Manau, impulsor de la misma al ser la modalidad más practicada en el Alto Aragón, había ocurrido algo semejante, que tras dos pruebas, en meses distantes como marzo y septiembre, coincidiera que los ríos bajaran mal y que no se pescará ninguna trucha. Si hubo una captura en esta manga, un barbo común que se clavó solo en el anzuelo (en el habla de los pescadores literalmente “se suicidó”), pues el pescador estaba sentado; le dio un buen susto pues no lo esperaba y hasta que consiguió sacarlo del agua y ver lo que llevaba clavado en el anzuelo, hizo palpitar el corazón y temblar al afortunado creyendo que era una trucha. El campeonato definitivamente ha quedado desierto. Esperemos que el año próximo vuelva con toda su brillantez, para el disfrute de los deportistas.

La comida de hermandad en el lugar de concentración levantó los ánimos y con la despedida a todos realizada por el Delegado Provincial Ángel Cetina que estuvo acompaña por miembros de Junta Directiva, se dio por concluida la jornada y la temporada deportiva de pesca en el Alto Aragón. Actuó como juez de competición Jesús Nogueras juez nacional.

Comentarios