Montearagón se llenará tres veces cada 10 años

Presa Montearagón

La Confederación Hidrográfica del Ebro va a poner en marcha el plan de llenado del embalse de Montearagón, una vez que han finalizado las obras de construcción de esta infraestructura que regula las aguas del río Flumen. Los trabajos relativos a la presa ya concluyeron hace unos meses; ahora se han estado cumplimentando obras complementarias, para acometer el plan de emergencia y el plan de llenado. Con el caudal del Flumen, las previsiones de los ingenieros de la obra es que el embalse se llene tres veces cada 10 años.

Las cifras hablan de una presa de tamaño medio: 86 metros de altura y 100 de base.

Una presa con múltiples medidas de seguridad: hasta 1.000 sensores controlan la temperatura, dilataciones, humedades…Este tipo de presas, explica Fernando Martín, Ingeniero de Prointec, tienen “vida” y a lo largo del tiempo sufren pequeños movimientos y dilataciones que tienen que permanecer en determinados parámetros de seguridad.

Martín añade que la presa es muy segura, por encima de lo que marca la legislación vigente, pero que, aun así, hay que redactar un plan de emergencia que indique el operativo a poner en marcha en caso de ruptura de los muros de la presa.

Tras ello, La Confederación Hidrográfica del Ebro activará lo que se denomina el plan de llenado del embalse, un plan que puede tardar entre dos o tres años. Todo dependerá del caudal que lleve el Flumen.

El citado ingeniero ha explicado que el Flumen es un río que sufre muchas fluctuaciones de caudal de un año a otro. Así, los aforos hablan de 5 hectómetros cúbicos en caso de años extremadamente secos y años de 100 hectómetros cúbicos.

Con estos datos y con los abastecimientos previstos Montearagón se llenará tres veces cada diez años.

Una vez finalizado el vaso del pantano, ahora se tienen que diseñar y ejecutar la distribución del agua. De momento, hay dos tuberías que parten de una cota más alta de lo habitual para proporcionar riego a la mayor superficie posible. Hasta la fecha, no se ha programado todavía ni la red de distribución de riego ni la de agua de boca para Huesca.

Eso sí está previsto que el agua para riego sea transportada por una tubería que dotará de presión al agua para permitir el riego por aspersión.

La construcción de este embalse no ha estado exenta de problemas económicos y técnicos. Desfases debidos a la baja de adjudicación de la obra, pero también circunstancias como el calentamiento del hormigón a la hora de fraguar, llevaron a los ingenieros a tener que paralizar los trabajos, decisión tomada para garantizar la seguridad de la obra.

Otro problema importante fue el desfase presupuestario que ha sufrido la obra. Licitada en un principio en 2.880 millones de pesetas, finalmente ha superado ampliamente los 7.000 millones.

Respecto a los plazos de ejecución, estos también han tenido que ir ampliándose a medida que aparecían los problemas técnicos, aunque Fernando Martín recuerda que el mismo día que se adjudicó Montearagón se adjudicaron otras dos obras que a día de hoy no están ni siquiera iniciadas.

Comentarios