CREFCO considera un "despropósito técnico" los planes de Fomento para el Canfranc

Las actuaciones en la línea ferroviaria Zaragoza-Canfranc anunciadas por el secretario de Estado de Infraestructuras, según la CREFCO son “un despropósito desde el punto de vista técnico, la inversión prevista resulta insuficiente, y amenazan con dejar sin ferrocarril a Ayerbe y la Hoya de Huesca”. La Coordinadora pide que se modernice toda la línea y que el tren siga pasando por Ayerbe

Las organizaciones sindicales, ecologistas, vecinales y de todo tipo integradas en Crefco consideran que “no tiene sentido acometer únicamente la modernización del tramo Caldearenas-Jaca y hacer solo pequeñas reparaciones entre Alerre y Caldearenas, así como entre Jaca y Canfranc, porque con ello no se reducirán los tiempos de viaje todo lo necesario para que el tren vuelva a ser un medio de transporte atractivo para los desplazamientos hacia o desde el Pirineo. Además, al tratarse de un tramo aislado no se podrá cambiar el anticuado sistema de control de tráfico (bloqueo telefónico) ni electrificar la línea, tal como estaba previsto, con lo cual ni siquiera en el tramo renovado se podrá alcanzar la velocidad para la que se ha diseñado”.

“La excusa dada por Víctor Morlán de que se hace así porque van a estudiarse posibles alternativas de trazado entre Huesca y Sabiñánigo, en la perspectiva de que todas las obras que se realicen ahora sirvan para la hipotética travesía central del Pirineo (TCP) no se sostiene, en opinión de Crefco, porque se incluye el tramo Sabiñánigo-Jaca que no se utilizaría para la misma. Pero lo más grave es que se anuncie un nuevo estudio informativo sobre esas alternativas, porque ese estudio lo hizo ya en 1999 la empresa consultora Iberinsa, por encargo del propio Ministerio de Fomento, y sus conclusiones fueron que con las expectativas de tráfico de la línea, la mejor opción era modernizarla por el trazado actual”.

Por ello se adjudicaron a continuación cinco proyectos que están terminados desde hace más de un año y de los que ahora (aparte la variante de Huesca, en construcción) solo se utilizan dos: el del tramo Caldearenas-Jaca y el de la nueva estación de Canfranc; esta última porque su construcción resulta imprescindible para los proyectos inmobiliarios del consorcio Canfranc 2000 (integrado por la DGA, Adif y el Ayuntamiento de Canfranc) en dicha localidad.

La Coordinadora entiende que “el ferrocarril de Canfranc no solo tiene un importantísimo papel para el transporte de mercancías a través del Pirineo, por lo que viene pidiendo su reapertura en Francia desde hace trece años, sino que también debe prestar un eficaz servicio de transporte público a las poblaciones situadas a lo largo de su trazado. Por eso convocó la manifestación del pasado 15 de julio en Ayerbe, en la que se rechazó la absurda propuesta de la DGA de perforar un túnel de más de 10 kilómetros bajo la Sierra Caballera, una obra que en términos económicos solo se justificaría si se abriera la TCP, pero todo el mundo sabe que si algún día ésta se hace realidad, no será antes de treinta años. Para el tráfico que generaría la reapertura del Canfranc y para atender a las necesidades de la población, la mejor opción es, como ya dijo Iberinsa, modernizar el trazado actual por Ayerbe”.

Y si se quiere conseguir una mayor reducción del tiempo de viaje entre Zaragoza y el Pirineo, lo más sensato para la Crefco “es reabrir la línea directa entre Zuera y Ayerbe por Gurrea de Gállego, que se haría en la cuarta parte de tiempo y con un coste diez veces menor que el túnel de Sierra Caballera. La reapertura de esta línea, cerrada en 1971, no marginaría a la ciudad de Huesca”.

En el aspecto económico, los poco más de 80 millones de euros de presupuesto total anunciados por el secretario de Estado “son insuficientes, tanto globalmente (no alcanzan para modernizar todos los tramos) como en su distribución temporal. En efecto, en los presupuestos del Estado para 2007 solo se ha incluido una partida de 17 millones, de los que casi la mitad se gastarán en las actuaciones de urgencia en el resto de la línea, por lo que solo quedará una cantidad testimonial para adjudicar la modernización del tramo Caldearenas-Jaca. Una cifra tan reducida hace temer a Crefco que el período de ejecución de esta única obra supere los tres años”.

La Coordinadora acordó también dirigirse al presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, para reconocerle su actividad de las últimas semanas en defensa de la reapertura de la línea Zaragoza-Canfranc-Pau, así como su oferta de colaborar con Francia, incluso económicamente, para conseguirla. Dicha reapertura “resulta imprescindible para que el proyecto estrella de su Gobierno, la Plataforma logística de Zaragoza, adquiera toda su potencialidad. También le pedirán que haya mayor coherencia entre las actuaciones a este respecto de la DGA y del Gobierno central, puesto que los planes de este último no apoyan precisamente los deseos manifestados por Iglesias en su visita al ministro francés Perben”.

Comentarios