Cartas al Director: El broche de oro a los pasos elevados

David Rodríguez Abadías

Al margen de la polémica suscitada estos días por la colocación de los famosos pasos elevados me gustaría destacar el atentado a la seguridad vial que se ha realizado como “remate final”. Me refiero a la brillante idea de pintarlos con pintura entre las franjas blancas, lo que provocará accidentes entre los usuarios de vehículos de dos ruedas (motocicletas, ciclomotores y ciclistas).

Es sabido por cualquier usuario de un vehículo de este tipo que pasar por encima de la pintura de un paso de cebra, sobre todo en condiciones de lluvia, es tener altísimas probabilidades de tener una caída al resbalar una de sus ruedas. Fíjense en cualquiera de estos vehículos y verán como pasará como norma general por el trozo sin pintar a poca experiencia que tenga en su uso.

Pues bien, con este “remate final” no nos dejan posibilidad alguna para evitar estas injustas trapas que aun en el estado normal provocan innumerables accidentes sobre todo en usuarios inexpertos que desconocen este peligro desgraciadamente común.

Hace unos días leí una opinión de un lector (no recuerdo en que medio) que sugería, supongo que por desconocimiento de las consecuencias, pintar de verde el espacio entre franjas para hacer más bonita la ciudad. Iluso de mí pensé que la persona responsable de la seguridad vial de nuestro ayuntamiento estaría al corriente de este peligro y no se le ocurriría realizar semejante barbaridad, pero veo que no: Hoy están pintados de un color muy apropiado para el peligro que representan: Rojo.

Desde este medio pido que se recapacite sobre esta medida para evitar este riesgo innecesario. O al menos que en el caso de valorar más positiva la medida para el resto de usuarios que las consecuencias que pueden acarrear para los usuarios de dos ruedas, utilicen pintura antideslizante especial para evitar este peligro. Esta pintura existe, tiene un precio un poco más elevado pero ridículo en relación a la inversión necesaria para instalar el paso elevado.

Me gustaría informar también a los futuros afectados que en otros municipios con medidas de “seguridad vial” similares, hay precedentes de reclamaciones efectuadas al ayuntamiento en las que este ha tenido que afrontar los costes médicos y materiales al estimarse el accidente consecuencia directa de estos obstáculos en la vía puestos sin las medidas de seguridad apropiadas por el organismo competente.

En mi opinión es intolerable y un error muy grave que intentando aumentar la seguridad vial se provoque accidentes que pueden acarrear consecuencias muy graves, incluso la muerte del accidentado.

Comentarios