El PAR quiere que se remodele el Paseo Ramón y Cajal

2004052222 ramon y cajal.JPG

Fernando Lafuente, portavoz del Partido Aragonés en el Ayuntamiento de Huesca, ha defendido la necesidad y la urgencia para Huesca, de que su Ayuntamiento se plantee la reforma integral del paseo de Ramón y Cajal, entre el puente sobre el Isuela y Santo Domingo, como propuso el PAR en 2003. Cree que es necesario afrontarlo ante la evidencia de que se trata de una vía urbana céntrica pero con un concepto de autopista, jardines y aceras descuidados, y poco adecuada a los criterios de urbanismo, amable con la calidad de vida que reclaman los vecinos.

Lafuente recuerda que la mejora derivada de la transferencia de las travesías sólo llegará hasta la rotonda del puente, y debe tener continuidad, aunque con su propia personalidad al acercarse al centro urbano. Añade que es urgente comenzar a estudiarlo, porque será preciso un tiempo en consultas, proyectos y trámites.

Indica que se trataría de devolver a sus vecinos y a todos los oscenses un verdadero paseo, un bulevar que prolongue el Coso, que dinamice el comercio, mucho más agradable para transitar y vivir, en correspondencia a ese entorno residencial y también universitario o comercial.

Con ese objetivo, recuerda que desde el PAR, en su programa municipal, añadieron una opción que creen que sigue siendo conveniente y que mantienen. La propuesta incluía la construcción de un aparcamiento subterráneo bajo el paseo, de capacidad suficiente para dar servicio a la carencia de estacionamientos en el barrio, a las instalaciones cercanas, al casco histórico con enfoque turístico y al centro de la ciudad, como paso previo a la peatonalización del Coso. El Plan de Equipamiento Comercial confirmó la validez de esa idea. Las 200 plazas bajo la antigua residencia de niños son pocas y estarán destinadas a la Universidad.

Para Lafuente, no puede olvidarse que precisamente esa zona de Ramón y Cajal fue diseñada así, porque era también travesía de carretera hasta el ‘trasmuro’, aunque no le vaya a alcanzar una mejora que por fin, parece inminente para el resto. En este aspecto, la autorización del Consejo de Ministros al Ministerio de Fomento para suscribir un convenio con el Ayuntamiento de Huesca, que suponga transferir y adecuar las antiguas travesías, y especialmente el anuncio de que aportará una financiación similar al presupuesto total de las obras son, para el portavoz del PAR, una buena noticia, aunque habrá que saber por qué se quedan 42.000 euros cortos, cuando algunas rotondas ya están hechas o comprometidas a costa de las arcas municipales.

El portavoz del PAR ha señalado que esa agilidad que reclama es coherente con la importancia para la ciudad y los vecinos de esos accesos y avenidas por Ramón y Cajal y Martínez de Velasco. Por eso mismo, ha solicitado que se les permitiera analizar los borradores de convenio que deben estar en el Ayuntamiento, según afirmó el Ministerio en diciembre pasado, pero en el área de Urbanismo sorprendentemente nadie sabe nada. Supone que no tiene por qué haber obstáculos para aceptarlo, aunque ya verán los documentos y aún mas importante, decidirán qué hacer con el plazo de seis meses que Fomento les concede para redactar y aprobar el proyecto. En realidad, el Ayuntamiento ya encargó, pagó y aprobó ese proyecto en marzo de 2002, y Fomento le había dado el visto bueno.

Sin embargo, Lafuente cree que es posible que resulte imprescindible revisar algunos detalles, ante las novedades que se han ido produciendo desde entonces, como el PGOU, cambios en el tráfico, y nuevas edificaciones o usos alrededor de esos tramos. El objetivo es utilizar el procedimiento más rápido, empezar pronto las obras tan esperadas, a la vez que se ocupan del otro tramo de Ramón y Cajal.

Comentarios