PP denuncia los desfases presupuestarios en el área de cultura del ayuntamiento oscense

El Partido Popular ha denunciado el “caos económico que impera” en el área de cultura en el Ayuntamiento de Huesca, lo que ha motivado reiteradas quejas de la administración municipal. Esta información, en concreto, se basa en el procedimiento administrativo conocido como “reparo”, mediante el cual Intervención advierte a las concejalías correspondientes que han aceptado facturas no previstas en los presupuestos y sin consignación económica. “Dicho de otro modo —en palabras del concejal popular Jorge Escario—, los presidentes de comisión asumen pagos que no habían presupuestado y para los que carecen de fondos”. Esa situación, según explica el Partido Popular, altera la ejecución de los presupuestos al tener que desviar partidas económicas de otros conceptos.

“En lo que llevamos de 2006, Intervención ha emitido un total de 49 informes de reparo, de los cuales 34 afectan directamente al área de Cultura. Su presidente, el concejal del Javier Campelo, ha gastado en imprevistos más de 107.000 euros (unos 18 millones de pesetas)”.

El concejal popular Jorge Escario indica que “todavía son más sorprendentes, y tanto más graves, los conceptos que figuran en las facturas. Cuando Cultura elaboró sus presupuestos, olvidó incluir en ellos aspectos como la dirección técnica o el alquiler de iluminación y sonido de la pasada edición de Periferias. Cultura programó sus espectáculos sin pensar que tenía que iluminarlos”. Otro tanto sucede con la Feria de Teatro de 2005. Intervención ha advertido a Cultura que no había dinero suficiente para pagar servicios como el transporte o el alquiler de grupos electrógenos”.

El área de cultura, según los informes administrativos, acumula el 76’7 % de los “reparos” emitidos por Intervención, que, en su totalidad, ascienden a 139.000 euros (más de 23 millones de pesetas). Entre ellos destacan, además, 23.000 euros correspondientes a la aplicación del nuevo logotipo institucional. “Esto demuestra —continúa Jorge Escario— que Elboj se lanzó a una aventura de imagen completamente improvisada, sin considerar siquiera si el Ayuntamiento disponía de dinero para pagar sus caprichos”. El Partido Popular, como ejemplo más significativo de lo que califica como “una actitud de nuevo rico, pero con el dinero público” recuerda que Elboj presupuestó las estatuas de las rotondas en 200.000 euros, que, hasta ahora, se han convertido ya en 444.000, “aunque tememos —dice Jorge Escario— que también se superarán esos 74 millones de pesetas conocidos hasta el momento”.

Ante la nueva edición de Periferias, el Partido Popular teme que se reproduzcan los desfases de 2005, cuando Cultura, finalmente, invirtió más de 76.000 de lo previsto, lo que supuso un incremento del 23,5% sobre lo presupuestado. Se da la circunstancia añadida de que, para cuadrar esas cuentas, se han tenido que invertir en los gastos del año pasado cantidades presupuestadas para este ejercicio “lo que supone un círculo vicioso motivado por la imprevisión y la irresponsabilidad que nos deja siempre en números rojos. El Partido Popular —señala Escario— comparte el interés por Periferias, un evento que destaca por su originalidad. Pero el éxito cultural ni explica ni justifica el derroche del dinero público. No criticamos la programación de Periferias, que no es un despilfarro en sí misma, aunque nos parece llamativo que su presupuesto final sea igual al de las fiestas de San Lorenzo. El despilfarro está en la improvisación y en esa actitud de ‘barra libre’ que ha impuesto Elboj entre sus concejales”.

El grupo municipal del PP concluye señalando que “las advertencias de Intervención llegan en un momento especialmente sensible, porque el ayuntamiento tiene que presentar ahora sus ordenanzas fiscales. Ya veremos cómo pagan los vecinos de Huesca una gestión tan irresponsable, y de dónde sale un dinero que no tenía y ha gastado a su capricho”.

Comentarios