Los comerciantes de la provincia, en busca de la calidad

La Federación de Empresarios de Comercio y Servicios de la provincia de Huesca, FECOS, continúa desarrollando su proyecto de Plan de mejora en la atención al cliente. 55 nuevos establecimientos del Alto Aragón podrán adherirse, este año, a este plan. En los últimos tiempos, se ha implantado la Norma UNE-175001-1 de Calidad de Servicio para Pequeño Comercio.

El pasado año, 37 comercios altoaragoneses recibieron la certificación de establecimientos excelentes. Además de la renovación y adecuación a la Norma de Calidad, la Federación de Empresarios de Comercio, junto con el Departamento de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de Aragón, va a ofrecer a 55 empresas más la posibilidad de obtener la implantación de esta Norma y el Certificado oficial del Gobierno de Aragón, subvencionado en un 80%.El Plan de mejora en la atención al cliente continúa y en estas fechas se procerá a la Auditoría de Seguimiento Anual para todos aquellos que obtuvieron el certificado en el año 2004 y 2005. Quienes quieran adherirse ahora, podrán hacerlo en un plazo hasta el 10 de noviembre.La Norma de Calidad es de fácil aplicación y se enfoca a la calidad del servicio ofrecido por la empresa, evaluando aspectos como:

- Requisitos del servicio: cortesía, credibilidad, capacidad de respuesta, fiabilidad, publicidad o comprensión del cliente.

- Requisitos de los elementos tangibles: instalaciones, equipos, inmobilidario, embalajes, o documentos de compra.

- Requisitos del personal: profesionalidad, imagen o competencia.

- Mejora continua: disposición de sistemas de gestión de reclamaciones, quejas o sugerencias.

Con la implantación de esta norma, las empresas obtienen la certificación que valida y autentifica su compromiso y profesionalidad en la atención de sus clientes, y pone de manifiesto al cliente y al proveedor, que tiene ante si, a auténticos profesionales.

También supone una defensa contra la competencia desleal, diferenciándose claramente de la misma, modificando las formas de trabajar más tradicionales, o adquiridas por la inercia del día a día, por otras que cumplen con unos estándares de calidad. Por ejemplo, haciendo más lineal el circuito de documentos o realizando un seguimiento del cliente, que permita conocerle mejor, responder mejor a sus necesidades y por tanto, prestarle un mejor servicio. Además, introduce racionalidad a los procesos de venta, y mejora la gestión, facilita la mejora continua y profesionaliza la gestión de los establecimientos, haciendo especial hincapié en el desarrollo de los recursos humanos.

Comentarios