El Peñas mejoró en Orense pero volvió a perder 91-82

Los peñistas perdieron de nuevo en Orense y suman cuatro derrotas y siguen en el pozo de la clasificación de la liga LEB-2. Mejoró algo la cosa en la pista gallega, pero la primera victoria se resiste y el domingo hay otra salida complicada a Logroño para intentar romper esta racha negativa. Debutó en el banquillo Marco Antonio Ara al que se le vio con las ideas claras. El nuevo técnico sigue pidiendo paciencia para que los jugadores salgan a la pista tranquilos y por fin llegue ese buen juego y resultados que todo el mundo espera.

En Orense hubo partido hasta casi el final del choque. En el primer cuarto el electrónico señalaba 21-17 para los locales y al descanso el resultado era de 40-39. En esta primera parte los peñistas estuvieron más finos en el tiro, sobre todo de tres puntos, con siete triples. Se vio capacidad de reacción y se espera que en la segunda parte se pudiera seguir esa línea.

Pero si el año pasado el tercer cuarto era en el que el Peñas Cai Huesca ‘mataba’ a sus rivales, esta temporada es en el que se escapan los partidos. Una salida buena del Orense le situó con una ventaja que llegó a los 10 puntos (68-58) al final de este cuarto.

Todavía quedaban 10 minutos para luchar por la remontada. El Peñas hizo la goma pero ya no estuvo cerca de darle la vuelta. Los gallegos de Dani García mantuvieron la ventaja y finalmente ganaron por 91-82. Desilusión en la expedición verdiblanca que había viajado con muchas ganas de sumar el primer triunfo y a esperar tiempos mejores.

Como datos destacados que Castelló fue de lo mejor con 19 puntos y una buena dirección de equipo y que Tigert no estuvo fino como en anteriores jornadas. Toñín Ara dejó muchos minutos en el banco a Wilson lo que es una premonición que el americano no está rindiendo como se espera y puede ser el siguiente en salir por la puerta, si la situación no cambia pronto. El resto con altibajos en su juego pero poniendo todo en la pista por mejorar y cambiar esta racha de cuatro derrotas seguidas.

Comentarios