El PAR de Sabiñánigo lleva a pleno su propuesta de transporte público al cementerio

El Partido Aragonés de Sabiñánigo ha presentado una propuesta de resolución, que se debatirá en la próxima sesión plenaria municipal, prevista para el lunes, día 16, en la que plantea la creación de un servicio público de transporte para el acceso al cementerio municipal, y que este servicio se mantenga al menos hasta que concluya la construcción de la rotonda en el inicio de la carretera de Yebra de Basa, que actualmente impide el acceso peatonal hacia el camposanto, y ese acceso sea repuesto.

Según explica el portavoz del PAR, Pedro Grasa, “el pasado 19 de septiembre enviamos un escrito al Alcalde para que iniciara las gestiones con ese objetivo de crear el servicio, que entendemos importante a fin de atender a muchos vecinos. Su breve respuesta indicaba que los técnicos municipales están estudiando la cuestión ‘con motivo de la próxima festividad de Todos los Santos’. En el PAR, pensamos que en esa fecha resultará no sólo necesario sino imprescindible dotar a Sabiñánigo de este sistema de transporte. Pero no sólo el 1 de noviembre hace falta”.

Grasa detalla que “en los días previos a esa fecha, muchas personas acuden al cementerio para acondicionar lápidas y enterramientos. Además, otros sabiñaniguenses, en especial los más mayores, visitan diariamente o varias veces por semana a sus difuntos, sea Todos los Santos o no. Por lo tanto, este servicio debería empezar a funcionar ya y mantenerse hasta que acaben por completo las obras de la rotonda, porque cualquier alternativa al habitual itinerario a pie, es peligrosa”.

Desde hace algunos meses, la construcción la nueva rotonda en la intersección de la N-330, futura autovía A-23, con la carretera a Yebra de Basa, en adelante la N-260, ha motivado desvíos provisionales y alteraciones que Grasa valora como “asumibles en una obra pública de estas características, aunque los retrasos hayan supuesto prolongarlos demasiado. Sin embargo, no sólo aplicando comprensión o pidiendo paciencia se afrontan esos inconvenientes, sino tomando las medidas que, a todas luces, son factibles y socialmente adecuadas y precisas”.

En consecuencia, la propuesta del PAR promueve la contratación “de un medio de transporte público (autobús, microbús o vehículo adecuado) que realice un servicio directo ida y vuelta dos o tres veces al día, indicando los horarios y difundiendo la correspondiente información sobre paradas, etcétera a los ciudadanos. Este servicio se prestaría al menos mientras duren las obras de la citada rotonda o se reponga el acceso peatonal a dichas instalaciones, pudiéndose estudiar las condiciones de continuidad de este servicio, en función del resultado”.

Sobre este aspecto de la continuidad tras las obras, para Grasa “hay que ser rigurosos y no podemos anticipar nada, sino analizar el funcionamiento, y en su caso, determinar frecuencias, capacidad de transporte, etcétera. Hay que tener en cuenta también la subvención municipal que permitiría que fuera gratuito o a un precio razonable. En cualquier caso, debería estar ya en marcha con esos criterios, pero el Alcalde parece no tener la prisa que muchos vecinos, que padecen estas dificultades, nos transmiten. Una vez más, la gestión municipal no está siendo la adecuada y hace casi un mes que este tema está sobre la mesa del Alcalde, sin que se haya concretado nada”.

Comentarios