Inmigración, contaminación y precio de la vivienda preocupaciones socieconómicas de los montisonenses

2005110131 vista monzón.jpg

La Agenda Local 21 es un plan de acción que involucra a las administraciones y los ciudadanos con el objetivo de compatibilizar el desarrollo en todos los órdenes (económico, industrial, social…) y el respeto al medio ambiente. Lo que se viene denominando desde hace unos años “desarrollo sostenible”.

El Ayuntamiento de Monzón, con el respaldo de la DPH, está implantando su Agenda Local. Los trabajos fueron adjudicado a la empresa PRAMES, y los de diagnóstico (cómo está la ciudad a la luz de los parámetros técnicos, qué percepción tienen de ella los ciudadanos…) han incluido una encuesta a la población que fue realizada entre 17 de mayo y el 11 de junio de este año. Contestaron 393 vecinos de entre 15 y 65 años de edad.

Del análisis de la encuesta se desprenden cinco conclusiones:

1.- A casi todos los habitantes de Monzón (94 por ciento) les gusta la ciudad (vivir en ella), y valoran, por este orden, “todo”, la tranquilidad y la naturaleza, y la gente y el ambiente.

2.- Lo que menos gusta a los montisonenses son los “hábitos nocivos” (consumo de alcohol, drogas…), los colapsos de circulación y las obras. Y en la parcela medioambiental, la contaminación en general -incluida la acústica- (53 por ciento) y la del tráfico excesivo (18 por ciento).

3.- El primer problema socioeconómico es la inmigración, seguido por el elevado precio de la vivienda. Llama la atención que la pregunta invitaba a citar tres problemas, y que la mitad de los encuestados, tras nombrar la inmigración, no acertó a decir un segundo.

4.- Los ciudadanos de Monzón, en general, están satisfechos de los servicios que reciben. En una tabla del 1 al 5, los equipamientos deportivos se llevan el sobresaliente (4,05), y tienen notable alto el alumbrado, el suministro de agua y la recogida de basuras (3,8), y también la limpieza viaria, el saneamiento de aguas residuales, los servicios educativos, la conservación del patrimonio histórico-artístico, la pavimentación de las calles, las ofertas culturales y el nivel de seguridad ciudadana (horquilla entre 3,2 y el 3,5).

5.- La nota que pone la ciudadanía es ajustada en equipamiento turístico (2,7), carreteras locales (2,6) y servicios sociales y de salud (2,5), y particularmente crítica en aparcamientos (1,7). En servicios sociales, se piden plazas de residencia de la tercera edad “más baratas”.

El equipo de gobierno se ha mostrado satisfecho por el buen resultado general del examen (y por la valoración de actuaciones que a veces pasan desapercibidas, como las de recuperación del patrimonio histórico-artístico), y ha recordado dos proyectos inminentes que paliarán algunos déficits: el inmueble de tres plantas para aparcamientos que se va a levantar junto al Centro de Salud, y el Plan de Promoción Turística redactado por CEHIMO (más la finalización de la obras del Museo Etnológico “Josefina Jiménez”, la inauguración en primavera del Museo del Cinca y el proyecto de ubicación en un local municipal del Museo del Canal de Aragón y Cataluña).

Comentarios