El PAR propone no subir el recibo del agua y descuentos para familias y empresas

Fernando Lafuente, portavoz del Partido Aragonés (PAR) en el Ayuntamiento de Huesca, ha señalado en el actual debate de la ordenanzas para 2007, que “frente al ansia del grupo de gobierno por aumentar los ingresos municipales a costa de los ciudadanos, desde el PAR vamos a contraponer planteamientos viables e imaginativos respecto a los impuestos locales, para tratar de modificarlos y adecuarlos a la realidad del servicio que se presta y a las condiciones socioeconómicas de Huesca, a la vez que aliviamos la actual presión fiscal excesiva sobre los oscenses. Si es verdad que la situación de las arcas del Ayuntamiento es tan boyante, como dicen, tiene que notarse”.

Sobre estas premisas, el portavoz del PAR ha explicado “sobre el impuesto más importante de todos, el grupo de gobierno no puede escudarse en el catastro para seguir subiendo el I.B.I. en severos porcentajes, y olvidarse de que ellos mismos incrementaron la cuota en el año 2004. O sea, cada año sube la base y subieron el tipo. Desde entonces, estamos pidiendo que se rebaje ese tipo y no lo aceptan. Huesca está entre las primeras capitales de España que más gravan a sus vecinos por la ‘contribución’ y es demostrable. Mantenemos la exigencia de rebaja para un impuesto que pagamos todos los ciudadanos. Además, queremos incrementar las bonificaciones para familias numerosas, V.P.O. o municipios incorporados; planteamos que estén exentos los centros sanitarios y sociales, así como actualizar la exención a las viviendas y terrenos de menor valor, cuando el mercado del sector está disparado. Este impuesto no puede ser sólo un instrumento recaudador”.

“Con este criterio -añade-, la propuesta más novedosa del PAR sobre el I.B.I. es estudiar la posibilidad de aplicar alguna bonificación o exención para aquellos propietarios que decidan alquilar sus viviendas actualmente vacías, a través de alguno de los programas públicos o de entidades sociales, de fomento del alquiler. Estos programas son necesarios para impulsar los arrendamientos como elemento clave en las soluciones al grave problema social del precio y acceso a la vivienda. Sin embargo, las iniciativas fracasan, como sucedió con la impulsada por Cáritas en Huesca, porque los propietarios no ceden sus viviendas y prefieren seguir con ellas sin ocupar hasta recibir una oferta de compra. En Huesca hay más de 3.300 viviendas vacías, según el censo de hace unos años. Ya serán más. Hay que incentivar de alguna manera que se pongan en alquiler, favorecer esos programas y analizar todas las alternativas para lograrlo”.

Según Lafuente, otra de las ordenanzas fiscales municipales más importantes “porque nos afecta a todos, es la tasa del agua. No puede ser que después de una subida del 33 por ciento este año, el Ayuntamiento no haya echado el freno para ver dónde estamos y adónde vamos a través de un Plan global del Agua ‘de quita y pon’. No hay programación alguna y se funciona a golpe de emergencia, como la turbidez o la sequía, para realizar unas obras que luego se repercuten en los recibos, en lugar de asignarlas al capítulo de inversiones y financiación externa. Luego, cara a 2007, aunque haga falta continuar las mejoras, se entierra el asunto y se aplica el IPC a la tasa porque sí y para no molestar al votante. No estamos de acuerdo y queremos que se efectúe un balance del estado actual de necesidades y una planificación con calendario, aplicando este año un incremento mínimo o nulo a la tasa. Según un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios, en 2005, Huesca era la decimoquinta capital con el agua más cara de España. Tras la subida del 33 por ciento en 2006, tendremos el agua más cara de todas las capitales de interior del Norte”.

“Nuevamente -detalla el portavoz del PAR- se recauda sin previsión y sin utilizar la tasa con objetivos posibles. Entre ellos, todos estamos de acuerdo en la necesidad de promover un consumo responsable. Pues bien, desde el PAR, como han hecho Teruel o ya lo aplican en Madrid, vamos a proponer descuentos para las familias y empresas que ahorren agua de un ejercicio a otro. Se trataría de una tarifa especial con un coeficiente reductor para quienes consigan ese ahorro o descenso en el consumo. Ese coeficiente podría establecerse a partir del porcentaje ahorrado sobre el total del consumo y supondría un descuento en el siguiente recibo. No podemos sólo exigir a los ciudadanos que gasten menos, sino también hacer lo que podamos con ese fin”.

Otro aspecto que destaca Lafuente es la cuestión de la tasa por el cementerio. “No quiero frivolizar -señala- pero morirse en esta ciudad, sale carísimo y es un coste especialmente penoso para los vecinos, ante las circunstancias concretas que lo rodean. Se paga el nicho, la licencia por colocación de la lápida, por la sepultura… Hay que atender a los números y gastos municipales, pero asimismo a la sensibilidad social y el Ayuntamiento como institución puede, al menos, realizar un gesto en ese sentido, congelando la tasa”.

Por otro lado, el portavoz del PAR ha incidido en que “lamentablemente tengo que denunciar el incumplimiento por parte del grupo de gobierno de uno de los escasos compromisos que arrancamos el año pasado: se iba a estudiar una ordenanza urbanística y fiscal para terrazas de invierno. Tras dos reuniones sin avances en Urbanismo, la cuestión se ha orillado y llegamos a un otoño más en que las terrazas desaparecen de las calles y se pierde un posible atractivo turístico, social, comercial… Sólo algún empresario, al que debemos felicitar, se ha atrevido a colocar unas separaciones móviles de lona y unas estufas, aprovechando que sus veladores ya están bajo el techo de una edificación. Sin embargo, quedarían muchas posibilidades y de distintas características hosteleras para otros que no cuentan con esa cubierta y que verían rechazadas sus iniciativas por la ausencia de una norma que podría estar dispuesta y no es así”.

Para Lafuente “hay otro amplio capítulo que afecta a las ordenanzas y se queda pendiente: los costes indirectos. Esto afecta especialmente a la tasa de basuras. Se ha hecho un estudio de esos costes para todas las tasas que el grupo de gobierno ha publicitado como un logro propio, pero los oscenses deben saber que fue una exigencia de la oposición y que además, no se va a aplicar todavía. Necesariamente hay que revisar todos los conceptos porque es evidente que la recogida de basuras es uno de los pocos servicios que ha evolucionado, con la separación selectiva por ejemplo, pero con toda probabilidad, se puede aquilatar más, mediante esos costes, ya que la gestión corresponde ahora al consorcio constituido. Hay que considerarlo todo, no sólo la crítica frontal sino también valorar esas mejoras del servicio”.

Finalmente, el portavoz del PAR ha manifestado sus dudas “sobre la posibilidad de llegar a acuerdos, ya que muchas de las propuestas que formulamos, requieren un estudio y un debate sosegado. Sin embargo, el grupo de gobierno ha presentado su proyecto de ordenanzas con sólo quince días de plazo, incluido un ‘puente’, para tramitarlo antes del inminente Pleno. En un sola reunión, vamos a tener que despachar todas las cuestiones que he explicado y otras más que planteamos. Además, la experiencia de incumplimientos sobre compromisos anteriores supone un factor muy negativo. Ahora bien, todo dependerá de su actitud y el PAR va a perseverar para conseguir unos impuestos más racionales y que resulten menos gravosos para los oscenses”.

Comentarios