Una pasarela de madera, solución para paso por el río Sosa en Monzón

Las obras de restauración integral del Puente Viejo comenzarán en primavera y se prevé que duren un año. Tras la retirada de la pasarela instalada por el ejército en septiembre a petición de la Confederación Hidrográfica del Ebro (por la proximidad de las fiestas de San Mateo), el Ayuntamiento, ante la petición del paso alternativo demandado por la Asociación de Comercio, ha optado por esta solución: instalación de escaleras en la avenida de Goya (3 metros de altura) y la de Lérida (4,70) para bajar a las orillas de río y de una “pasarela de madera” de unos 10 metros de longitud y dos de anchura para salvar el cauce. El lugar de cruce del río coincide con el ocupado por la pasarela de los pontoneros (un par de metros aguas arriba). El gasto rondará los 45.000 euros.

Se da la circunstancia de que esta pasarela (similar a las que se ven en los riachuelos de montaña) está recogida en el proyecto de acondicionamiento de las orillas del Sosa entre puentes como zonas verdes (césped, plantas autóctonas…). El proyecto también dibuja un pequeño camino en la orilla derecha que nacerá en Baltasar Gracián y bajará hasta la Jacilla. La pasarela debería instalarse en el punto medio de la distancia que separa los puentes, y lo que se va a hacer es acercarla al Puente Viejo.

Salvo novedad, el conjunto de las obras estará acabado antes de Navidad. Se instalarán varios focos para que el paso ofrezca completa seguridad por la noche. Los enlaces entre la pasarela y las escaleras también serán de madera (si fueran de zahorra, las pequeñas crecidas del río obligarían a restituirlos).

El Ayuntamiento ha descartado otras soluciones por su elevado precio y teniendo en cuenta que se trata de una instalación que cumplirá su función durante un tiempo determinado (además, obligaban a la redacción de proyectos y la solicitud de permisos que habrían pospuesto el inicio de la instalación cerca de seis meses).

El Ayuntamiento ha informado de estos extremos a la Asociación de Comercio, y en relación con las posibles pérdidas económicas sufridas por algunos asociados durante el periodo en que no hubo pasarela, ha rogado a la junta directiva que le haga llegar los balances contables o cualquier otro documento que acredite las mismas, “con la finalidad de intentar su lógico resarcimiento ante las instancias responsables”. En este sentido, la carta remitida al gremio recalca: “Nadie debe verse perjudicado en su actividad comercial a pesar de venir obligado el cierre del puente por motivos de seguridad, por lo que el Ayuntamiento hará todo lo posible para que esos perjuicios se vean resarcidos, previa documentación acreditativa de las pérdidas, lógicamente”.

Por último recordar que debido a las obras de desmontaje de la pasarela del ejército, la N-240 estará cortada el día 25 de octubre, miércoles) entre las ocho de la mañana y las siete de la tarde. Los turismos podrán circular por la calle Santa Bárbara y la avenida del Pilar para cruzar el Sosa por los puentes de Juan de Lanuza y Cortes de Aragón, y los camiones de gran tonelaje serán desviados en Barbastro y Binéfar, bajo el control de la Jefatura Provincial de Tráfico

Comentarios