Promoción de productos alimenticios de la Hoya entre los escolares de la zona

Alrededor de 140 escolares de la Hoya de Huesca participan esta semana en el proyecto Pon Aragón en tu mesa. Se celebran actividades

en las localidades de Fañanás, Almudévar, Gurrea de Gállego y Ayerbe para promocionar los productos locales, sinónimo de sostenibilidad y calidad alimentaria.

Alrededor de 140 escolares de la Comarca de la Hoya de Huesca están participando durante esta semana en las actividades dirigidas a escolares del programa Pon Aragón en tu mesa, que en todo Aragón va a llegar a alrededor de 700 niños durante el mes de octubre. En concreto, las actividades se han celebrado en el Colegio Rural Agrupado (CRA) de Fañanás y en el colegio Santos Samper de Almudévar; para después ser desarrolladas en el colegio público de Gurrea de Gállego y en el colegio Ramón y Cajal de Ayerbe. Estas actividades están impulsadas por los 20 grupos de acción local aragoneses acogidos a los programas Leader y Proder, y en la zona de la Hoya de Huesca, en concreto, por la Asociación para el Desarrollo de la Hoya de Huesca (ADESHO).

El objetivo principal de Pon Aragón en tu mesa es que, a través del conocimiento de los productos locales y del fomento de una cultura de la alimentación sana y de proximidad, la población de todas las zonas rurales de Aragón conozca y valore los alimentos que se producen en sus pueblos. De esta forma, el proyecto Pon Aragón en tu mesa pretende contribuir al desarrollo de las zonas rurales y mejorar la calidad de vida de sus habitantes y una buena forma de conseguirlo es aprovechar sus productos agroalimentarios de calidad y su potencial turístico.

Los escolares de segundo ciclo de Primaria (entre 8 y 11 años) son los protagonistas de esta iniciativa, cuyo principal objetivo es sensibilizar a los niños sobre la importancia que tienen los alimentos aragoneses y, más en concreto, los que se producen en su localidad o comarca. En definitiva, se pretende que conozcan los productos agroalimentarios que se elaboran en sus pueblos y que aprendan a valorarlos.

En todos los colegios, la primera actividad que se celebra es una charla que imparte Ana Mallén, profesora de cocina de Horeca, sobre el aceite de oliva, el queso, los embutidos, los productos de la huerta, el ternasco, la ternera y los alimentos ecológicos. A continuación tiene lugar la parte práctica, que es una de las que más les gusta a los chavales: el almuerzo. Normalmente, se degustan productos propios de cada zona, entre los que no suele faltar la longaniza o el chorizo, algún queso, tostadas de pan con aceite, y un postre, que suele ser una pieza de fruta o un postre típico de la localidad o de la comarca.

La parte más divertida de la actividad es la que tiene lugar después del almuerzo, ya que los niños participan en un recorrido por todo el territorio aragonés, descubriendo sus mejores alimentos; y lo hacen a través de un peculiar juego de la oca agroalimentario. Sentados en torno a un mapa de Aragón contemplan el largo camino que recorre todo el territorio, pasando por los Pirineos, bajando por la Hoya de Huesca hasta el río Ebro, surcando tierras del Moncayo, buscando luego tierras turolenses y ascendiendo de nuevo hacia el Bajo Aragón, donde termina el recorrido. En cada parada aprenden algo sobre ganadería, agricultura o sobre la elaboración de quesos y embutidos. A través de este juego, los escolares descubren que en sus pueblos se elaboran productos agroalimentarios de gran calidad, aprenden cómo se cultivan, se elaboran o se crían y comprueban su calidad.

Comentarios