Riegos duda de la voluntad del Gobierno central para hacer Biscarrués

Sede Riegos del Altoaragón

El presidente de Riegos del Alto Aragón, César Trillo, levanta su voz para mostrar su disconformidad con la actitud del Ministerio de Medio Ambiente. Duda de la voluntad política del Gobierno central para ejecutar las obras de construcción del embalse de Biscarrués, en el río Gállego. Es la respuesta a las palabras del número dos del Ministerio, Antonio Serrano, en las que anunciaba que hasta dentro de dos años y medio no se podrá colocar la primera piedra de esta regulación.

Trillo cree que “no hay voluntad política en el Ministerio de Medio Ambiente para asumir los acuerdos de la Comisión del Agua de Aragón, frente a lo que siempre había dicho la ministra Cristina Narbona de hacer lo que esta Comunidad Autónoma decidiese”.

Acuerdos que marcan, incide el presidente de Riegos, la adjudicación del proyecto actual e iniciar los trabajos, modificando la obra (no el proyecto) conforme se fuera ejecutando para parar la presa en la cota adecuada para no inundar Erés. César Trillo insiste en que técnica y jurídicamente esto se puede hacer, comenzando las obras en el primer semestre de 2007.

Ésa es la misma tesis que defiende el consejero de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Alfredo Boné. Hubo una reunión entre Ejecutivo autónomo y Confederación Hidrográfica del Ebro, en la que se determinó ir al modificado y no a un proyecto nuevo (opción defendida por la Administración central).

El secretario general para el Medio Ambiente y la Biodiversidad, Antonio Serrano, afirma que la primera piedra de la regulación del río Gállego se colocará dentro de dos años y medio. El motivo es la fase de tramitación necesaria; Serrano dice que el modificado tiene plazos.

Comentarios