Las XII Jornadas Micológicas de Barbastro continuarán con dos conferencias

Estas charlas tendrán lugar los días 8 y 14 de noviembre, en la Iglesia de San Julián, a las 20´00 horas, y llevan por título “Cocina Micológica” (Compartiendo Ideas) y “Proyecto Ecoalmunia” (Por una alimentación saludable y sostenible). En estas dos citas, complementarias del programa de la actual edición de las jornadas, que se vienen desarrollando en la ciudad del Vero hace unos días, participarán Pilar Craver, Joaquín Coll, Francisco Cámara, Jorge Hernández, Jorge Mariscal, Antonio Ruiz y Pedro Cortina.

La plaza del mercado acogía, en el marco de esta convocatoria, la tradicional fiesta de las setas, organizada por el Centro de Estudios del Somontano, Salón de Ecología y Medio Ambiente “Senda”, y el área de medio ambiente del Ayuntamiento de Barbastro. Como cada año, pudo verse una exposición de setas clasificadas, frutos y plantas del bosque, y además tuvo lugar una degustación de migas con setas.

Pedro Cortina, uno de los responsables de esta actividad, comentaba que en cada edición de la misma suelen repartirse alrededor de 1.500 raciones de migas. Cortina ha hecho hincapié en la importancia de cuidar los bosques cuando se sale a recoger setas, y ha recordado que “no pasa nada por dejar ejemplares comestibles en el bosque”, mientras que, por el contrario, llevarse una seta “mala” a casa puede ocasionar un gran disgusto.

La primera de las conferencias previstas, “Cocina Micológica”, en la que intervendrán Pilar Claver, Joaquín Coll y Francisco Cámara, tres entendidos en micología, pretende ser un debate abierto en el que la gente participe y comparta ideas sobre las distintas posibilidades de cocinar las setas.

Por su parte, Joaquín Coll, concejal de Cultura del Ayuntamiento barbastrense, y que se confiesa un amante de las setas, ha señalado que el propósito de estas exposiciones es dar a conocer la historia micológica de esta región, así como variadas recetas de cocina, y sobre todo, explicar “cómo hay que entrar en el bosque”, para evitar causar destrozos.

Coll ha insistido también en la necesidad de aprender a coger “sólo los ejemplares de setas que vayan a utilizarse”, puesto que, las comúnmente denominadas setas “malas” cumplen una función en la naturaleza: descomponer los nutrientes de los árboles para que éstos crezcan más robustos.

Comentarios