Raúl Ojeda considera que el proyecto de la SD Huesca beneficiará a la ciudad

El gerente de la SD Huesca, Raúl Ojeda, está siendo una de las figuras sobre las que gira el nuevo proyecto que tiene en marcha el club azulgrana. Además de profesionalizar la entidad, Ojeda está trabajando desde hace mucho tiempo con miras al futuro, junto con otras personas importantes como José Antonio Martín “Petón o Agustín Lasaosa y la nueva junta directiva. Ojeda ha analizado para Radio Huesca Digital estos cuatro meses de intenso trabajo y destaca la importancia de la Fundación Alcoraz para el crecimiento y futuro de la entidad.

Una fundación que se basará (de allí su nombre) en el campo del Alcoraz como principal patrimonio. Y como principal objetivo se ha fijado blindar la instalación como se comentó en la asamblea y ratificaba el gerente a Radio Huesca Digital: “Consideramos que la manera de blindar esa propiedad es a través de una Fundación que permita que ese campo este siempre donde está y esté siempre a disposición de la SD Huesca y que nunca jamás ni ahora ni en el futuro lejano, nadie que esté a los mandos del Huesca pueda llegar a hipotecar esa propiedad porque los recursos económicos no son suficientes para mantener al club. Estando esa propiedad en una Fundación que es paralela al club por la normativa y las leyes que rigen las fundaciones eso estará cubierto de por vida y creo que es un paso importante para el crecimiento del club y sobre todo para que el Alcoraz, a través de la Fundación Alcoraz, esté donde ahora está”.

Sobre el proyecto de la Fundación, Ojeda señalaba que “cuando comenzamos con el proyecto, incluso antes del verano, fuimos consultando con otra serie de clubes cual es el modelo que están haciendo ahora los equipos profesionales y los modelos estructurales para que económicamente los clubes puedan funcionar por sí solos. Desde hace cuatro o cinco temporadas ha salido una Fundación que se acopla a un club de fútbol y pensamos que este modelo puede ser muy importante para nosotros dado que el Huesca es un equipo muy rico porque la titularidad del campo es propiedad del club y entonces pensamos que puede ser una baza importante para consolidar la estructura deportiva y económica de la entidad.”

La Fundación Alcoraz nace con otros objetivos también al margen del campo como desarrollar el deporte del Alto Aragón, incluyendo a la provincia, y ayudar a deportistas y apoyar el fútbol oscense, además de otras iniciativas que se irán poniendo en marcha conforme vayan incorporándose patronos y por supuesto capital económico.

El estado de cuentas presenta un déficit de 180.430 € y un presupuesto de un millón de euros para este año. En ese aspecto hay mucho trabajo por delante. “No es fácil y hay que felicitar a la anterior junta porque la labor que ha hecho en los últimos ocho años ha sido fenomenal. Sabemos que Jesús Viñuales cogió al equipo con muchas dificultades y un déficit muy destacado para un equipo como el Huesca y una ciudad como ésta y realmente la labor ha sido magnifica. Nosotros queríamos que el socio conociera la realidad del club con ningún ánimo de molestar a nadie que hubiera estado antes. La deuda está allí y la asumimos”.

Uno de los principales objetivos es incrementar la masa social, algo que ya se ha conseguido este año llegando al socio 1.000. “Es evidente que Huesca cuenta con una masa social corta, hablamos de una ciudad no demasiado grande y para tener muchos socios, pero yo creo que toda la ciudad desde el primer día que estamos en este proyecto nos está dando facilidades. Vemos a la gente interesada y nuestra meta es superar los socios que ha habido en estos últimos años para poder hacer ver a la gente que se quiere hacer un equipo grande en torno a la ciudad. Pensamos que este primer año el paso que hemos dado es importante y que hay que trabajar para a lo largo de todo este mandato podamos decir que ha habido un aumento muy considerable de socios, que ahora ya lo es, pero que todavía es insuficiente para un largo plazo”.

Por último, en lo deportivo hay tranquilidad, aunque Raúl Ojeda reconoce que es una lástima no poder estar ahora luchando en los primeros puestos con las oportunidades que se han tenido. “Sí que es cierto porque la oportunidad la hemos tenido en nuestras manos especialmente en dos partidos que se nos han escapado en casa con un resultado muy favorable de 2-0 contra Hospitalet y Alicante, pero en cualquier caso este grupo va a ser así y por lo tanto lo que se trata es de no tener ningún pinchazo continuo ninguna pájara a lo largo de tres o cuatro partidos y siempre se estará con opciones de estar apretado y con posibilidades de estar enganchado al carro de los seis o siete primeros partidos”.

Con su trabajo y el de la junta directiva se está ilusionando al fútbol oscense con proyectos que suenan bien a medio plazo, pero que ahora hay que convertir en realidad.

Comentarios