Un orgullo ser alcalde

Cristina Pérez Diego

Dentro de unos días comienza la producción de una nueva empresa mientras en el arranque de esta semana, se acaba de firmar un convenio de colaboración con el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Sariñena y otra nueva empresa que asegura que, una vez instalada, podrá acabar dando empleo a cerca de 150 trabajadores. Además de lo que ya existe y de los planes que no cesan, resulta que Sariñena está situándose poco a poco en el mapa empresarial de la provincia.

Su alcalde, Antonio Torres, aseguraba que estos días se siente un poco más orgulloso de ser el alcalde de su localidad.

Y mientras, desde concejos cercanos, le miran con cierta envidia (no se engañen, la envida es incompatible con lo sano) viendo cómo la localidad monegrina va poniendo cimientos de hormigón en cada paso que da al futuro. Si hay trabajo, hay asentamiento de la población. Si la localidad en que uno vive le ofrece perspectivas de futuro, uno vive su crecimiento y el de sus hijos con otro talante.

Agricultura por un lado y la promoción dirigida a aquellos visitantes que eligen esta tierra como destino turístico gracias a festivales, encantos medioambientales y otras más, forman parte del camino que Sariñena está marcándose.

Además, el alcalde ha sido capaz (a pesar de la cercanía de las elecciones) de nombrar, en Radio Huesca y en voz muy alta, el trabajo imprescindible del consejero Arturo Aliaga. Habrá pensado Torres en que lo cortés no quita lo valiente y que, si el fin es el desarrollo de su pueblo, los medios no tienen tanto color político.

Un alcalde orgulloso de ser alcalde. Lo ha dicho el mismo alcalde. De Sariñena.

Comentarios