PAR rechaza cualquier recorte estatutario que pueda abrir las puertas del trasvase

El Partido Aragonés (PAR) presentará este miércoles en las Cortes de Aragón una proposición no de ley que expresa:”Su más enérgico rechazo al trasvase del Ebro, así como a la aprobación de cualquier partida presupuestaria que pueda suponer, directa o indirectamente, un apoyo al mismo.” “Su firme desaprobación a que la actual propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía de Aragón, fruto de un amplio trabajo de consenso de los Grupos Parlamentarios de la Cámara aragonesa, sufra recortes en su articulado a lo largo de su tramitación y votación en el Congreso de los Diputados y en el Senado.”

En la exposición de motivos, Javier Allué, el impulsor de la iniciativa manifiesta que “el Boletín Oficial de las Cortes Generales, más concretamente el referido al Congreso de los Diputados de 6 de noviembre de 2006, recoge las enmiendas presentadas por los diferentes Grupos Parlamentarios del Congreso de los Diputados al Proyecto de ley de Presupuestos del Estado para el año 2007. Entre todas ellas, llama la atención una, numerada como 856, perteneciente al Grupo Parlamentario Popular que propone como adición una nueva Disposición Adicional con el siguiente texto: "Trasvase del Ebro. El Gobierno autorizará la transferencia de recursos hídricos desd el ámbito de la cuenca del Ebro a las cuencas mediterráneas para satisfacer el déficit hídrico estructural de dichas cuencas".

Por si dicho texto fuera poco explícito, la justificación dice literalmente que: " A los dieciocho meses de haber ganado las elecciones y de haber derogado el trasvase del Ebro, el Gobierno no ha aportado ninguna solución definitiva para la cuenca mediterránea. Se hace más necesario que nunca resolver definitivamente los problemas de dichas cuencas deficitarias, así como iniciar todas las infraestructuras que aseguraren el abastecimiento de todas las Comunidades de España. No debería ser admisible, en el siglo XXI y en España, que una sequía como la que acabamos de sufrir acarree los problemas que se han padecido en muchas zonas del país".

Allué valora que “una vez más surge un intento de reabrir la confrontación entre diversas Comunidades Autónomas por el agua. Resulta lamentable para todos los aragoneses esta insistencia”. Por otra parte, las declaraciones realizadas por diversos representantes del ejecutivo central así como de los dos partidos mayoritarios en Congreso y Senado (PSOE y PP), han hecho surgir la preocupación e indignación entre los ciudadanos aragoneses al manifestarse expresamente que la propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía de Aragón aprobada en las Cortes aragonesas con alto consenso, puede sufrir recortes a través de enmiendas. Para Javier Allué “Los posibles recortes del Estatuto de Autonomía de Aragón aprobado por estas Cortes de Aragón con un grado altísimo de consenso son, simplemente, inaceptables para los aragoneses”. Según Allué, si se confirmaran las anteriores declaraciones, “supondría un menosprecio evidente no sólo hacia la voluntad de las Cortes de Aragón, sino también al conjunto de la ciudadanía aragonesa”.

Comentarios