El PAR pide soluciones para las rotondas del "Internacional” y la Plaza Luis Buñuel

Fernando Lafuente, portavoz del Partido Aragonés (PAR) en el Ayuntamiento de Huesca, ha anticipado que su posición respecto al anunciado plan de mejora de la red semafórica será favorable, aunque se deba concretar aspectos como la instalación de cámaras de control de tráfico, además de sensores y paneles informativos . Se indica desde esta formación política que el tráfico en Huesca es terrible y temible especialmente en dos puntos muy concretos como son las dos rotondas del Internacional y de la Plaza Luis Buñuel.

El grupo de gobierno presentó a finales de octubre una propuesta de plan para la red semafórica con distintas medidas de automatización y control, que está pendiente de ser debatido. Para Lafuente, “es imprescindible agilizarlo porque hay muchas calles e intersecciones en la ciudad que son una prueba para la paciencia y los nervios de los oscenses. El Coso Bajo, la calle Cavia, el puente sobre el Isuela en Ramón y Cajal o los pasos a nivel, son ejemplos de esas zonas con problemas que exigen esa mejor regulación, a la espera de perspectivas como la peatonalización, el polígono ‘de las harineras’ con el paso a calle Teruel, el acondicionamiento de las travesías o la variante del tren, respectivamente. Allí, confiemos en que pronto habrá novedades que modifiquen el tráfico”.

“Sin embargo -añade- las dos rotondas principales del eje que marca la avenida de la Paz sólo pueden aguardar a la construcción del nuevo puente entre la calle Fraga y el paseo Lucas Mallada, dentro de varios años y aún con ello, veremos entonces si desviar algunos flujos produce resultados o traslada el problema a otras calles. En cualquier caso, es un tiempo demasiado largo para seguir así y los cambios en la duración de las fases de los semáforos no resolverán los conflictos allí, sencillamente porque esas dos rotondas ‘no tragan’ tanto tráfico. En este otoño afortunadamente lluvioso, las colas de coches duran varios ‘turnos’ de semáforo en rojo hasta superar cada una. Continúa siendo imposible cruzar a pie, ni siquiera corriendo, por ejemplo desde la acera de la gasolinera hasta la acera de Salesianos sin esperar en ambas oportunidades. Los viandantes no tienen claro si deben accionar siempre el pulsador, como está prefijado. Se encuentran vehículos que llegan desde el interior de la rotonda cuando están ya cruzando. Ahora, además, en ocasiones coincide la fase en rojo para personas y automóviles, que induce a confusión. En suma, conductores y peatones padecen esta situación para la que hay opciones y soluciones factibles”.

El portavoz del PAR recuerda que “hace justamente un año, puse sobre la mesa este mismo asunto. Entonces se decidió convocar una reunión monográfica que tuvo lugar el pasado enero. Allí, con presencia de expertos y técnicos, se vio que era posible estudiar y aplicar posibilidades como abrir nuevos carriles que dividan el tráfico según la dirección, o construir medianas que permitan a los peatones atravesar las calles deteniéndose con seguridad en el centro de la calzada, entre otras. Existe ese compromiso. Hay más ideas que pueden y deben ser valoradas y ejecutadas, sin conformarse con esta situación actual como si fuera cosa del destino inexorable. Es más, si se actúa convenientemente cabría analizar incluso si se mantiene la regulación por semáforos, porque una glorieta de este tamaño no está concebida con ese sistema en ninguna ciudad moderna”.

“Todo ello -concluye Lafuente-, voy a plantearlo cuando se reúna nuevamente la comisión para analizar el plan de la red semafórica, porque es trascendental para la calidad de vida y la actividad de los ciudadanos, miles que transitan por esas rotondas varias veces cada jornada. Hay que intervenir y no puedo aceptar que pase un año tras otro en las mismas condiciones, ni son tolerables dejaciones como el incumplimiento del acuerdo unánime de noviembre de 2003, a instancias del PAR, para modificar la rotonda del cruce de avenida Pirineos con calle Fraga, que es un jeroglífico. Así sigue. En caso de la plaza Luis Buñuel y ‘del Internacional’ no puede suceder lo mismo, ni contentarnos con soluciones parciales que no eviten riesgos y atascos”.

Comentarios