Ibercaja abre 114 nuevas oficinas y completa su red nacional

Ibercaja va a culminar 2006 siendo ya una caja de implantación nacional, con presencia en todas las provincias españolas. Así lo han expuesto en la Asamblea ordinaria de Ibercaja el presidente y el director general, Amado Franco y José Luis Aguirre, quienes han mostrado su satisfacción por la solvencia y proyección que ofrece a los territorios tradicionales de la Caja la dimensión que ha adquirido la Entidad, y que se plasma en las cuentas de octubre. En ellas se aprecia que las dos terceras partes de la nueva actividad de Ibercaja se están generando ya en el resto del país, cumpliendo así los objetivos de diversificación geográfica que planteaba el mencionado Plan. Una diversificación que también incide en la naturaleza de la actividad con la potenciación de la banca de Empresas, para la que se ha lanzado una oferta específica con cien gestores especializados, y la participación en Celeris, una empresa que permitirá ganar cuota en el mercado del consumo.

En su intervención, el presidente de la entidad Amado Franco, ha resaltado la importancia de ser Caja y no banco. En una época en que se discute la naturaleza jurídica de las entidades de ahorro, Amado Franco ha defendido este modelo centenario en base a sus dos virtudes clave: la reversión de los beneficios a la sociedad y “ser jugadores a medio y largo plazo”, en un entorno de gran competencia en el mercado en el que las Cajas han demostrado su calidad y eficacia.

“Ibercaja –ha dicho el presidente- ha apostado siempre por una visión temporal amplia en las decisiones estratégicas. Fue pionera en España en la expansión geográfica y ha tenido un crecimiento orgánico que permite mantener un sello de calidad y servicio propios. Un crecimiento, además, que se basa en la solvencia. Ibercaja no crece por crecer, sino que persigue ganar tamaño porque en este mercado es imprescindible si quieres ofrecer determinado servicio, con la rentabilidad y la sostenibilidad como claves estratégicas”.

“En Ibercaja, y en Aragón, podemos sentirnos orgullosos de la dimensión que ha adquirido nuestra Entidad. Con el 3% de la población española, somos la sexta Caja de ahorros del país, con lo que eso supone para la solvencia y proyección de nuestro territorio”.

Amado Franco ha expuesto las principales cifras a octubre de 2006. El volumen de actividad ha ascendido a 67.500 millones de euros, muy cerca de los 72.000 previstos en el Plan estratégico, para el cierre de 2007. Asimismo, ha destacado que el coeficiente de solvencia de Ibercaja está por encima del 11%, es decir, más de tres puntos superior al límite fijado por el regulador. Igualmente, el ratio de morosidad se sitúa en el 0,52%, nivel muy inferior al de las cajas y bancos de nuestro sistema.

El presidente se ha referido también a la marcha de la expansión de la Caja. “Acabaremos ese año con 50 nuevas oficinas más. Entre ellas, cabe destacar la nueva presencia de Ibercaja en capitales de provincia como Lugo, Zamora, Segovia y San Sebastián, de forma que al final del ejercicio la Caja estará en todas las provincias españolas, alcanzando el objetivo de convertirnos en una entidad financiera de ámbito nacional. A final de año habremos materializado 114 aperturas, el 76% de las 150 previstas en el Plan Estratégico 2005-2007. La Caja dispondrá así de un total de 1.040 oficinas: 411 en Aragón, 114 en La Rioja, 62 en Guadalajara, 193 en la Comunidad de Madrid, 102 en Cataluña, 69 en Levante y Murcia, 33 en Andalucía, 15 en Castilla-León, 6 en Galicia y 35 en el resto de Comunidades”.

Respecto a la situación inmobiliaria, el presidente se refirió al mercado de la vivienda. “No creo que vayamos a asistir a una crisis o un frenazo brusco en la construcción y tampoco la solvencia de las familias españolas, en general, está en peligro. El ajuste de los tipos lo sufrirán quienes hayan contraído el préstamo hace menos tiempo, pero la clave está en todo caso en el empleo, que sigue sólido”.

El director general José Luis Aguirre, por su parte, explicó a la Asamblea que “vivimos en un entorno económico en proceso de cambio, y que, con esas coordenadas, está trabajando la Caja”. “Este año –ha dicho- hemos crecido en volumen de actividad por encima de lo previsto, avanzando en diversificación geográfica y sentando las bases para ampliar nuestras fuentes de negocio. La amplia red nacional que ya poseemos nos ha llevado a que, en la actualidad, un 73% de la nueva actividad de la Caja se genere fuera de Aragón”.

A esa diversificación geográfica se suma la de las fuentes de negocio. “Aunque el sector inmobiliario muestre un dinamismo muy elevado –ha señalado-, Ibercaja está apostando por diversificar su actividad crediticia. Por un lado, con el proyecto de empresas, una unidad de negocio independiente, dotado con más de 100 profesionales cualificados para servir a este sector con nuestra probada calidad de servicio en el mercado de familias. Por otro, con la financiación al consumo, con herramientas como la participación junto a otras cajas de ahorros en la entidad financiera especializada “Celeris”, además de seguir trabajando con comercios e inmigrantes, sectores que han crecido este año un 18 y un 45%, respectivamente”. Otra actividad en expansión ha sido la de Ibercaja Directo, la banca electrónica de la Entidad, que ha crecido un 40% en número de clientes en los dos últimos años.

Aguirre Loaso se refirió al papel crucial de los empleados de la Caja en la evolución experimentada. Este año, la plantilla ha crecido en 287 personas, con lo supone para la creación de empleo estable y de calidad, y suma 4.468 empleados. Respecto a su labor, ha dicho: “Sin su esfuerzo, profesionalidad y preparación permanente, estas cifras, de las que tan satisfechos nos sentimos, no serían posibles”. También se refirió a los recursos técnicos, ya que el próximo año esta prevista la implantación de una nueva plataforma tecnológica en oficinas, ARCO, que agilizará y reducirá las cargas de trabajo.

Crecer en 2007

Respecto al próximo ejercicio, Aguirre , ha anunciado que en la zona tradicional se aspira a mejorar nuestra posición de liderazgo en depósitos. “Se trata de un campo –ha señalado- en el que inciden las nuevas entidades que se instalan. Respecto a las zonas de expansión, abriremos las 36 oficinas que quedan para cubrir las expectativas del Plan Estratégico en los puntos de mayor dinamismo del país”.

Respecto a la diversificación de las fuentes de negocio, ha indicado que, en financiación a la vivienda, el mercado preferente va a ser el de la VPO, en el que Ibercaja siempre ha tenido un papel líder en España. Asimismo, se espera recoger frutos en empresas y consumo y, con todo ello, crecer a ritmos superiores al sistema, mejorando la participación en los mercados de recursos y crédito. Por otro lado, se va a incidir en las rentas medias altas a través de la política de Banca personal que están desarrollando gestores especialmente preparados para ello tras obtener el título de Asesor Financiero Europeo”.

Para finalizar, el director general ha ofrecido una reflexión sobre el papel de las Cajas de Ahorros, hoy. “En España hay actualmente 46 Cajas de Ahorros, que tienen unos Fondos Propios o Reservas de 43.700 millones de euros. Gestionamos un ahorro de clientes superior a los 800.000 millones de euros y tenemos concedidos más de 570.000 millones de euros en créditos. Nuestros beneficios son de 5.900 millones de euros pero, y esto es importante, son el 12% de los Fondos Propios, que es una cifra moderada en términos relativos, comparada con el beneficio de otros sectores empresariales. Destinamos a la Obra Social y Cultural más de 1.375 millones de euros al año. Asimismo, tenemos más de 22.000 oficinas cuando los bancos no llegan a 15.000, tenemos 118.000 empleados cuando los bancos tienen 111.000, tenemos casi 32.000 cajeros cuando los bancos tienen 19.000. A finales del siglo XIX la cuota de mercado de las Cajas de Ahorros era inferior al 10%. Hoy prácticamente somos la mitad del sistema financiero en volumen de actividad. Es la historia de las Cajas una historia de éxito y de buen hacer”.

“Pero ese buen hacer tenía unas bases: fomentar el ahorro, evitar la exclusión financiera, luchar contra la usura y apoyar el crecimiento de los territorio. Hoy, casi dos siglos después, siguen siendo válidas. En España se ahorra poco y hay que incentivarlo. Ahora tenemos 4 millones nuevos de habitantes: los inmigrantes, a los que hay que integrar y evitar su exclusión financiera. Finalmente, estar en los proyectos que, desde la viabilidad y la prudencia, ayuden a crecer a nuestros territorios es una de nuestras más preciadas vocaciones”.

Una Obra Social y Cultural de dimensión nacional

En su discurso, el presidente también ha presentado un balance de las actividades de la Obra Social y Cultural, a la que Ibercaja ha destinado este año 51,5 millones de euros, una obra que crece en proporción a la dimensión de la Entidad. Entre las actividades recientes destacan la segunda convocatoria anual de “Ayudas Ibercaja para Proyectos Asistenciales – Atención a la dependencia” y la cuarta convocatoria de Ayudas Medioambientales.

En el terreno formativo, se ha referido al nacimiento de la Cátedra de Diversificación Tecnológica y la aportación de fondos para dos proyectos de investigación biomédica de alta especialización, colaborando con la Universidad de Zaragoza en ambos casos. Como acción propia, ha expuesto la nueva programación de la Escuela Agraria de Cogullada, con una amplia oferta de 35 cursos, los 93 seminarios previstos en el Centro de Formación para la Empresa de Cogullada y los programas didácticos para escolares (exposiciones, música, teatro, medio ambiente y patrimonio) que llegan a 650.000 alumnos de todo el país.

En el ámbito cultural, Ibercaja ha organizado las exposiciones itinerantes “Puentes a la abstracción, 50 años del Grupo El Paso” -que inició su andadura en Barcelona con motivo de los 25 años de presencia de Ibercaja en Cataluña- y “El volumen apropiado: Gargallo, García Condoy, Serrano y Acín”, con la que se iniciará también la conmemoración de los 25 años de actividad en la Comunidad Autónoma Valenciana. Asimismo, he recordado la participación en la restauración de 125 monumentos, entre ellos la fachada de la Basílica de El Pilar y las torres mudéjares de Teruel.

El presidente se ha referido a la dimensión nacional de la Obra Social y Cultural de la Caja. En 2005 se promovieron 33 exposiciones en 24 ciudades fuera del Área Tradicional. Asimismo, se convocaron Becas para jóvenes intérpretes en Tarragona y Castellón, y se implicó en diversas actuaciones sociales y culturales en 50 municipios catalanes, 37 de la Comunidad de Madrid, 20 de la Comunidad Valenciana y 10 de Andalucía.

De las actuaciones en los territorios tradicionales destacó la limpieza de 10 ibones en el Pirineo Aragonés, la inversión de 1,8 millones de euros para construir y equipar residencias y centros de día para la tercera edad en La Rioja y la dotación de Becas para jóvenes intérpretes en Guadalajara.

También hizo mención a las obras de rehabilitación del Salón Aragón del Centro de Exposiciones y Congresos de Ibercaja en Zaragoza –que acoge esta mañana la Asamblea Ordinaria- y que ha sido dotado de los medios tecnológicos más avanzados y es el inicio de la reforma de todo el equipamiento.

Comentarios