Las comisarías aragonesas expiden ya el DNI electrónico

 

 

El Documento Nacional de Identidad (DNI), conocido popularmente como carné de identidad, lleva más de 50 años confirmando en España los datos personales y la nacionalidad española de cada uno de sus titulares. Ahora este documento se somete a nuevos cambiosla incorporación a la denominada “sociedad de la información” y su adecuación para ser usado en la Red.

 

Con este fin ha nacido el carné electrónico, llamado también DNIe. El nuevo documento permitirá acreditar física y electrónicamente la identidad de la persona y firmar digitalmente documentos electrónicos, otorgándoles el mismo valor jurídico que el que proporciona la firma escrita.

 

Descripción

 

El aspecto del DNIe es similar al del carné actual pero incorpora un chip capaz de guardar información de forma segura y procesarla internamente. Para poder incorporar el chip (circuito integrado), se ha cambiado la habitual cartulina plastificada por una tarjeta plástica más segura. Está fabricada en policarbonato muy resistente y se graba con un láser destructivo, lo que hace que sea prácticamente imposible falsificar la impresión.

 

El carné electrónico recoge los mismos datos personales que el actual, pero el chip que se ha añadido contiene información sobre filiación del titular, la imagen digitalizada de su foto y firma, la huella dactilar, los certificados de autentificación y de firma, el certificado electrónico de la autoridad emisora y una clave (PIN) para el certificado electrónico.

 

El PIN o número de acceso se obtiene en el momento de la expedición del carné y podrá cambiarse en los Puntos de Actualización del DNIe o a través de Internet con un procedimiento muy parecido al cambio de PIN de una tarjeta de crédito.

 

Se recomienda no utilizar datos personales para confeccionar esta clave, memorizarla, no enviarla ni comunicarla a nadie y cambiarla periódicamente.

 

 

Expedición

 

Si es la primera vez que una persona va a hacerse el carné, deberá llevar consigo su certificado de nacimiento facilitado por el Registro Civil y una foto a color sobre fondo claro (32x26 mm), de frente, sin gafas de cristales ahumados ni elementos que dificulten la identificación. Además, será obligatorio adjuntar el certificado de empadronamiento del Ayuntamiento de la ciudad donde se resida.

 

Para renovar el DNIe se deberá aportar una foto de las mismas características y el carné anterior. Si el titular ha cambiado de domicilio, éste tendrá que contar con un certificado de empadronamiento válido tres meses antes de la renovación. Si han variado sus datos de filiación (matrimonio, hijos….) será necesario un certificado del Registro Civil.

 

 

Las tasas de expedición o renovación del carné electrónico ascenderán normalmente a 6,60 euros, salvo en caso de cambio por pérdida o deterioro. En estos dos últimos supuestos, el coste se elevará hasta los 11,90 euros.

 

En caso de pérdida o sustracción del documento, el titular del mismo deberá denunciarlo y tramitar uno nuevo, con el que obtendrá nuevas claves de seguridad.

 

Ventajas y uso

 

El DNI electrónico es más seguro que el actual y se expedirá de forma inmediata sin que, como hasta el momento, haya que acudir dos veces a la comisaría. Con él podremos hacer compras firmadas a través de Internet, realizar trámites con las Administraciones Públicas sin tener que desplazarnos, realizar transacciones con entidades bancarias, acceder a nuestro lugar de trabajo o participar en una conversación en la Red con la certeza de que nuestro interlocutor no ha falsificado su identidad.

 

Todo ello gracias a que el DNIe lleva aparejados un Certificado de Autenticación y un Certificado de Firma. El primero sirve para garantizar que somos quienes decimos ser en una comunicación telemática y el segundo para firmar documentos en Internet.

 

Con ambas claves, el usuario se conecta al servidor web de un prestador de servicios (Administración pública, empresa, etc), quien le presenta su certificado (para comprobar que se ha conectado con quien desea hacerlo) y le indica que la conexión es segura. El terminal del usuario y el servidor web se intercambian las claves públicas para iniciar una comunicación segura. Cuando el servidor web requiera de la firma electrónica del usuario, éste accederá a su certificado de firma a través de la clave privada y cumplimentará los datos solicitados por el servidor. Tras la comprobación del contenido del documento, lo firma digitalmente. A continuación se envía el documento, la firma y el certificado del usuario al prestador de servicios, quien, a través del Servicio de Validación, comprueba que los certificados no han sido suspendidos ni revocados.

 

Validez

 

Los certificados electrónicos tendrán un período de vigencia de 30 meses. A la extinción de la vigencia del certificado electrónico, podrá solicitarse la expedición de nuevos certificados, manteniendo la misma tarjeta del Documento Nacional de Identidad mientras dicho documento continúe vigente.

 

Para la solicitud de un nuevo certificado deberá mediar la presencia física del titular. La pérdida de validez del Documento Nacional de Identidad llevará aparejada la pérdida de validez de los certificados reconocidos incorporados al mismo. La renovación del Documento Nacional de Identidad o la expedición de duplicados del mismo implicará, a su vez, la expedición de certificados electrónicos.

Comentarios