Preocupación en las estaciones de esquí por la falta de nieve

Las estaciones de esquí del Pirineo aragonés esperan que llegue la nieve, ya que lo que ha caído estos últimos días ha sido de sur, casi inapreciable y por encima de los 2.200 metros. El director de Aramon Formigal, José María Abós, ha indicado que existe preocupación, ya que hasta este domingo las previsiones “no son buenas, no va a nevar ni va a hacer frío, lo que pone en duda la apertura para el puente de la Constitución e Inmaculada”.

Con relación a los nuevos remontes de Formigal, Abós ha indicado que las obras van en los plazos previstos. La nueva telesilla de Cantales estará en funcionamiento para el puente de la Constitución y los otros dos nuevos remontes, de 8 y 6 plazas, se estrenarán para Navidad.

Para esta temporada, las inversiones realizadas en las estaciones aragonesas en nuevos remontes, modernización y servicios rondan los 45 millones de euros. Formigal ha invertido 33 millones que se han destinado a la instalación de tres nuevos telesillas -uno de ellos, de ocho plazas, único en España-, la ampliación de la red de innivación artificial y la creación de diez nuevas pistas en la zona del Portalet. Aramón ha gastado en sus cinco estaciones 43,4 millones de euros: los 33 de Formigal, 6,8 en Cerler, 1,8 en Panticosa y 1,8 en Javalambre y Valdelinares. Astún ha invertido este año un millón de euros y Candanchú no ha dado cifras pero ha anunciado varias mejoras con nuevas pistas para debutantes, remodelaciones en el fondo y otras mejoras.

Por otro lado, en las últimas horas se ha firmado el acuerdo para el nuevo abono de esquí “7 estaciones”, por el que Aragón pone a disposición de los clientes un dominio de más de 300 kilómetros esquiables. Con este abono por 670 € pueden esquiar indistintamente de las 5 estaciones de Aramón, Astún y Candanchú. Esta temporada el reto es superar el millón y medio de esquiadores que suele recibir las 7 estaciones de alpino y las de fondo.

Comentarios