Preocupación en el PP por la política del Ayuntamiento de Huesca hacia la juventud

El Partido Popular ha mostrado su preocupación sobre los criterios del alcalde de Huesca en sus actuaciones sobre la juventud oscense, al considerar que “se premian con cierta frivolidad aspectos muy delicados de la convivencia vecinal de los más jóvenes”.

El portavoz municipal del PP, Roberto Bermúdez de Castro, hace alusiones concretas a Periferias y a actividades de ocio relacionadas con las llamadas “pintadas creativas”.

Con respecto a Periferias, el portavoz popular advierte que “hemos de ser conscientes de un riesgo objetivo al institucionalizar los aspectos más marginales de la creatividad. El valor rompedor de esas manifestaciones se basa, precisamente, en la espontaneidad. Sin embargo, corremos el peligro de convertir a nuestros técnicos en comisarios culturales, y en asumir un sentido artístico que, por definición, corresponde al ámbito privado.

No discutimos el valor artístico de su programación, pero nos preguntamos si el Ayuntamiento debe asumir esa función. Sin incurrir en un paternalismo no deseable, tal vez se deban premiar otros aspectos”. Roberto Bermúdez de Castro señala que hay otros medios para fomentar la libre creatividad de los jóvenes sin conceder rango institucional a los aspectos marginales del arte. “El Ayuntamiento no tiene que amparar necesariamente una programación demoledora, ni siquiera con la mejor de las intenciones. Son artistas que, tradicionalmente, se han movido en la independencia y que, entre todos, por esnobismo, estamos convirtiendo en una referencia institucional. Parece preferible apoyar al máximo la creatividad de los jóvenes oscenses mediante una política de subvenciones más ambiciosa. Huesca debe exportar su arte joven en la misma medida, cuando menos, que lo importa”. Sobre Periferias, el portavoz popular considera que “debe haber un equilibrio entre una programación razonablemente fresca y la inversión municipal en los jóvenes valores oscenses, que habría de ser prioritaria”.

En términos similares se ha referido el PP a otras iniciativas en las que está colaborando el Ayuntamiento, como concursos de pintadas. “Nadie duda de la intención de los técnicos municipales, pero discutimos su oportunidad política. Huesca, como demuestran las encuestas, está considerada una ciudad sucia. Y los propios vecinos están alarmados por el incremento de las pintadas, especialmente en los barrios periféricos. Es posible que, en lugar de reconducir esas actitudes, se estén marcando unas pautas muy delicadas. Hay determinadas costumbres urbanas que entran en conflicto directo con el civismo, y a las que hay que dar una respuesta de carácter punitivo y educacional”.

 

Roberto Bermúdez de Castro termina señalando que “Elboj está jugando con fuego, porque no escucha ni a los jóvenes, ni a sus padres, ni a sus vecinos. Las soluciones no pasan sólo por la firmeza con los discobares, y en ningún caso por vallar las plazas públicas. Es imprescindible adoptar criterios audaces, pero de mayor valor cívico”.

Comentarios