Cartas al Director: 7 de diciembre , fiesta local ¿ Para quién?

Arancha García-Carpintero Broto.

Secretaria General de CC.OO. Huesca.

Bajo el mismo título de artículo, que como una buena imagen “dice más de mil palabras”, quiero solidarizarme y unirme a la reivindicación de decenas de compañeras y compañeros que trabajan en el sector de Comercio en Huesca capital.

Este sector, poco a poco, ha evolucionado hacia una actualidad que propone la apertura cuasi permanente, ininterrumpida en muchos casos, y durante 6 días a la semana. Un horario amplio, que pretende, según explican los propios comerciantes, dar un buen servicio a la ciudadanía.

Pero dejémonos de ceremonias, porque la ciudadanía se adapta a lo que se ofrezca, dentro de un orden. Hasta hace no mucho tiempo, estábamos acostumbrados a comprar de lunes a viernes, en horarios de mañanas o tardes, y sábados por la mañana, sin problemas. Ahora parece que es tan imprescindible tener un comercio abierto, que los hay hasta nocturnos. E incluso debemos pactar, anualmente, la apertura de algunos centros comerciales en domingos.

Lo que ya me parece el sumun es la situación que se ha generado en la localidad de Huesca, con la obligación, para muchos trabajadores, porque así aparece en su Convenio, de trabajar un FESTIVO ROJO porque se ha establecido como APERTURA COMERCIAL.

Primero porque ha sido una decisión de unos pocos, pero mayoritarios en el Consejo Sectorial de Comercio, que ya no sabemos ni a qué intereses representan. La última información de los comerciantes oscenses plantea que el 77% no está de acuerdo con la Apertura Comercial de este día, y precisamente el representante de ellos, en honor a esta responsabilidad, fué quien, junto con el apoyo del PSOE y las Amas de Casa y consumidores/as, tomaron la decisión de imponer el día 7 como Apertura Comercial, a pesar de que dos meses antes se había decidido en este Consejo, por unanimidad, incluyendo los votos de estos colectivos, que fuese fiesta local y cierre comercial.

Poca responsabilidad y seriedad, que ha generado, a no ser que cambien de actitud y reconozcan su equivocación, un perjuicio importante a muchas personas, que no podrán disfrutar de sus tres días de fiesta. Trabajadoras y trabajadores que sufren permanentemente un horario flexible y amplio, porque aunque ciertamente se abren muchas más horas los comercios, las plantillas no han evolucionado en la misma dimensión.

Comentarios