Una iglesia, un colegio y la Constitución

Cristina Pérez Diego

Este martes va a ser cosa fina para las tijeras oficiales. Se van a hartar de cortar cintas y de pasar de mano en mano. Porque este martes, mientras los políticos se hacen camino hacia la Constitución, aprovecharán la llegada de compañeros de filas para ir inaugurando iglesia y colegio respectivamente.

En concreto las obras de la rehabilitación de Santo Domingo y el, todavía sin nombre, Colegio del Polígono 29 y, después, sin apenas tiempo para cambiarse de corbata y que no se diga que salen en la foto con el mismo traje, acudirán a los actos oficiales de la Constitución.

La religión, el patrimonio, la educación, todo forma parte de la Carta Magna y la libertad de poder elegir, que es la base fundamental de una sociedad que intenta establecer los derechos y las obligaciones de quienes habitamos este espacio geográfico.

En este martes , previo a la celebración oficial de la Constitución, muchos ciudadanos caerán en la cuenta de que esto del "puente festivo" era por algo. En Huesca, en concreto, por la Cosntitución y dos santos más: San Vicente que de repente traslada sus reales a diciembre y la Inmaculada Concepción. Depende de a quién le pregunte le dirán que este puente es el de la Constitución, otros que el de la Inmaculada, hay quien ya lo define como el "gran moscoso", aunque otros andan luchando con sus propias particularidades ante el hecho de que el jueves, en Huesca, también esté el calendario en rojo.

En fin, este martes con una iglesia, un colegio y la Constitución, será fácil que la palabra que más escuchemos sea la de "libertad" o debería ser .

Comentarios