El 8,2 por ciento de las mujeres aragonesas es técnicamente maltratada por si pareja o ex pareja

El 8,2 por ciento de las mujeres de 18 años y más en Aragón es técnicamente maltratada por su pareja o ex pareja, un porcentaje que aumenta hasta el 9,2 por ciento si se considera el hábitat urbano.

Este mismo colectivo de mujeres se autodeclara, en un 3,6 por ciento, víctima de malos tratos durante el último año por alguna de las personas que conviven en su hogar o por su pareja aunque ya no convivan juntos. Al igual que en las mujeres técnicamente maltratadas, este porcentaje aumenta en el entorno urbano hasta el 4,8 por ciento.

En síntesis se puede señalar que el maltrato hacia las mujeres se manifiesta más en el medio urbano, generalmente el maltrato es propiciado por la pareja o ex pareja y la víctima es una mujer casada o que viven en pareja, de entre 45 y 64 años con hijos y habita en un hogar con unos ingresos alrededor de los 900 euros.

Estos son algunos de los datos que se recogen en la macroencuesta sobre violencia contra las mujeres, que hoy ha presentado la directora del Instituto Aragonés de la Mujer, Eva Martínez. Un documento que se ha elaborado para conocer la incidencia real de este problema social en la Comunidad Autónoma y así disponer de una estimación más precisa de la verdadera incidencia de los malos tratos en todo el territorio aragonés.

Cada tres años el Instituto de la Mujer del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales realiza una macroencuesta sobre esta lacra social y brinda a las Comunidades Autónomas la posibilidad de llevar a cabo una ampliación de la muestra financiada con fondos de los respectivos Organismos de Igualdad.

En Aragón se realizaron un total 1.493 entrevistas y en colaboración con el Instituto Aragonés de Estadística se diseñó la aplicación de la muestra atendiendo a las características demográficas del territorio aragonés.

La finalidad última es cuantificar los actos contra violentos contra la mujer en el ámbito doméstico, conocer la realidad de la violencia contra las mujeres y seguir su evolución para poder implantar programas que sean útiles y eficaces para prevenir y contribuir a la erradicación de la violencia de género.

Comentarios