Un mecanismo impide comprar tabaco a los menores de edad

Tabaco

El 31 de diciembre de este año acaba el plazo de adaptación para que las máquinas expendedoras de tabaco cuenten con un dispositivo que impida la compra de tabaco a los menores de dieciocho años. Los menores de edad tienen prohibido por ley comprar tabaco, pero muchos eran los que se las ingeniaban para hacerse con un paquete. Ahora, con el fin del periodo de adaptación de esta normativa y su entrada en vigor les va a resultar casi imposible.

El año 2007 comienza fuerte. A partir del 1 de enero todos los locales de España tendrán que contar con un dispositivo, ya sea un mando a distancia o un cable unido a la máquina, para poder vender tabaco. Y los consumidores, antes de poner el dinero en la máquina expendedora de tabaco tendrán que pedir al camarero que la active. En algunos establecimientos de Huesca, ya es necesario pulsar el mando para adquirir el tabaco.

Una media que ha sido tomada desde el Gobierno central para impedir la compra de tabaco por los menores de edad. Todo comenzó el 26 de diciembre 2005 con la ley de Medicinas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad del tabaco. En ella se obligaba a los fabricantes de las expendedoras de tabaco a instalar este mecanismo en las máquinas de nueva fabricación. Pero, el problema era que la mayor parte de los locales con licencia para vender tabaco tienen máquinas viejas. Por eso, el Ejecutivo central concedió un año de adaptación. Ahora, ese plazo se ha acabado y los dueños de los establecimientos han tenido o tienen que sufragar los gastos generados por esta adaptación obligatoria.

En general, la normativa ha sido bastante bien acogida por los consumidores. Aunque, serán los camareros los que hagan un trabajo añadido, ya que los consumidores tienen que pedir la activación de la máquina. Y en tan sólo veinte segundos tienen que echar el dinero, elegir el tabaco y pulsar el botón. En el caso de que se equivoquen, toca repetir de nuevo la operación.

Si locales autorizados para vender tabaco no se han adaptado a esta normativa, cometerán una infracción grave al permitir que los menores de edad compren tabaco. La multa puede alcanzar hasta los 10.000 euros.

Comentarios