Cartas al Director: Comunicaciones trasnfronterizas: hay que seguir presionando a París.

Cámara de Comercio y CEOS-CEPYME

El pasado 20 de noviembre representantes de la Cámara de Comercio e Industria de Huesca, de CEOS-CEPYME Huesca, la Fundación para el Desarrollo Socioeconómico del Alto Aragón y la Federación de Empresarios de Transportes participaron en la localidad francesa de Perigueux en un acto reivindicativo para conseguir hacer realidad un nuevo eje de comunicación transpirenaico. En concreto, se reclamaba la transformación de la carretera francesa RN-21, desde Lourdes a Limoges, en un eje de altas prestaciones, en modo de autopista, con el objetivo de reducir sensiblemente los tiempos del recorrido e incrementar la seguridad en el transporte de viajeros y mercancías, dentro del eje de comunicación Madrid-París a través del Túnel del Somport.

La participación altoaragonesa, encabezada por Antonio Ruspira, presidente de la Cámara y vicepresidente del Consejo Aragonés de Cámaras, y por José Luis Estallo, presidente de CEOS-CEPYME y vicepresidente de CREA, se enmarcó en protocolo de colaboración suscrito entre Fundesa y la Fundación Transpirenaica-Travesía Central del Pirineo, en virtud del que se viene trabajando para favorecer las relaciones con el sur de Francia, con el objetivo final de impulsar el desarrollo de las comunicaciones transfronterizas en general y la travesía ferroviaria por el centro de los Pirineos en particular.

Para la Cámara y CEOS-CEPYME, estamos hablando de un eje fundamental, no sólo para las regiones directamente implicadas, sino para los dos países, y por tanto, para Europa, puesto que facilitaría la conexión entre sus territorios, con el consiguiente incremento de las relaciones comerciales , ya de por si muy intensas.

Este desdoblamiento de la carretera RN 21, entre Limoges y el Pirineo, como decimos, es de gran importancia para Aragón, pues posibilitaría la creación de un nuevo eje que sería la mejor, la más directa y más rápida conexión carretera entre París y Madrid por el túnel del Somport, pieza clave, además, del eje Burdeos-Zaragoza-Valencia, y la conexión Zaragoza-Toulouse.

Creemos que hay que hacer una valoración muy clara, que nos conduce a una conclusión. La valoración es que el tejido social y empresarial en el sur de Francia, así como determinadas instituciones de carácter local, apuestan decididamente por la mejora de las comunicaciones con España a través de los pasos transfronterizos aragoneses. Sin embargo, las entidades regionales y, sobre todo, la administración central en Francia continúan mostrando una frialdad extrema hacia todo lo que suponga mirar hacía el sur, hacia España, y reciben con actitud distante todas las propuestas de mejora que se les traslada.

Se trata de una actitud que ya hemos contrastado en numerosas ocasiones. Baste recordar el estado que mantienen los pasos carreteros en inverno. Año tras año los pasos fronterizos de Somport, Bielsa o Portalet permanecen largas temporadas cerrados, debiendo utilizarse alternativamente los de Irún o La Junquera. El mal estado de la RN 21, la carretera de acceso al túnel de Somport en la parte francesa, así como las dilaciones y las inconcreciones respecto a proyectos como la reapertura del Canfranc o la travesía ferroviaria por el Pirineo central son otros ejemplos de esta actitud.

Y, a la vista de esa valoración, llegamos a la conclusión de que sólo cabe enfrentarse a la cerrazón de la administración francesa manteniendo la misma postura reivindicativa que hasta ahora, combinando acciones que permitan el estrechamiento de lazos de todo tipo (empresariales, culturales, asociativos, etc.) entre España y el sur de Francia, con acciones de presión orientadas fundamentalmente hacia el gobierno galo. En definitiva, hay que seguir trabajando para lograr vencer la resistencia y frialdad francesas y para que en lugar de pronunciarse a favor de alternativas como las conexiones por los litorales atlántico y mediterraneo, se decanten por comunicaciones rápidas, modernas y eficaces por el Pirineo central.

Comentarios