Estudio sobre el estado de la atmósfera de Monzón

2003111510 industria.jpg

En breves fechas, una empresa especializada estudiará el estado de la atmósfera de la ciudad y cómo le afectan las emisiones de las fábricas. Esta iniciativa parte del Ayuntamiento y el departamento de Calidad Ambiental de la DGA, interesados ambos en conocer los valores de productos contaminantes muy específicos que no son detectados por la estación fija ubicada en el cerro del Palomar (junto a las antenas de TV y telefonía), la cual sólo registra las emisiones más elementales.

También cabe indicar que el Justicia de Aragón abrió un expediente meses atrás “ante las noticias de un posible exceso de mercurio en el aire de Monzón”, y que lo ha archivado con fecha de noviembre al recibir la información que requirió y conocer “la preocupación de los Departamentos de Salud y Consumo y de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón y del Ayuntamiento y las actuaciones que vienen realizando para encauzar el problema y disminuir paulatinamente su incidencia”.

Si el resultado de la auditoría delata que una empresa contamina por encima de los niveles permitidos, las administraciones le exigirán la implantación de medidas correctoras (o cambios en los procesos de producción) y la instalación de una estación de control permanente de sus emisiones. Además, el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA) utilizará esta información dentro de los procesos en marcha para conceder a cada industria la Autorización Ambiental Integrada (AAI).

La auditoría consistirá en las mediciones continuas durante periodos de 12 días en tres puntos del casco urbano (se ha tenido en cuenta el paso habitual de los vientos dominantes). Los lugares elegidos son el colegio público “Aragón”, la caseta meteorológica municipal sita en el polígono “Paúles” y el recinto de Protección Civil en la chopera del Cinca. En la gestación de esta iniciativa antes del verano, el Ayuntamiento y Calidad Ambiental acordaron la medición de las emisiones de ácido clorhídrico, mercurio -partículas y gas- y compuestos orgánicos volátiles, y ahora han considerado oportuno incluir las de plomo, cadmio, cloro y cloruro de vinilo.

Comentarios