El "prime"

Cristina Pérez Diego

Ni gestores, ni técnicos, ni grupos políticos, ha sido la Asociación Astronómica de Huesca la que ha tenido que batirse el cobre en Cantabria, ejerciendo de embajadores, para traerse a casa el primer congreso. Será para el 2008 y, de momento es el único concertado para el nuevo Palacio de Congresos de Huesca. Al más puro estilo candidatura olímpica, las gentes de la Asociación llegaron, presentaron su proyecto y tuvieron que pelearse con grandes como Barcelona o Málaga. Por lo visto no fue fácil porque, como en todas las carreras "olímpicas", siempre hay intereses ocultos, favoritos o votos que a última hora cambian de destino.

Dentro de dos años España mirará al cielo desde Huesca y, esperemos, desde un recién inaugurado centro donde la actividad congresual ya ha arrancado. Esto es lo que se pedía desde algunos grupos municipales del ayuntamiento, que se comenzara a trabajar en la captación de vida para el Palacio.

Bien, pues el primero se ha conseguido gracias a esa gran tenacidad de los amantes de la astronomía que han logrado vender la candidatura de forma tan atractiva como para que la organización se decidiera a traer esa cita, aún a sabiendas de que la infraestructura todavía no se ha terminado. A eso se le llama fe ciega, a eso e imaginamos al poder de convicción de algunos miembros de la Asociación.

Bien, Huesca ya tiene en su calendario de congresos, el primero. Si el efecto llamada surte efecto, habrá que empezar a establecer la agenda. Lo que está claro es que, para conseguirlo ha habido que salir. Por muy globalizado que esté el mundo, por mucho que abramos las vias internáuticas al mundo... para conseguir congresos, primero, hay que salir.

Comentarios