IU reivindica una ley en el día internacional de las Montañas

El Coordinador de IU-Aragón, Adolfo Barrena, ha recordado, en el marco de la celebración del Día Internacional de las Montañas, la necesidad de proteger el Pirineo y demás sistemas montañosos con una Ley de Protección que permita “un desarrollo equilibrado y sostenible y evite su devastación”.

El Coordinador insiste en procurar que este desarrollo “no se fije tan exclusivamente en la nieve como se está haciendo, puesto que puede suceder que, como en este puente vacacional de diciembre, no haya nevado suficiente y no puedan abrirse las pistas, con las consiguientes pérdidas que eso supone”.

Barrena considera que las montañas “deben ser protegidas, y reguladas las actividades económicas que en ellas se desarrollan”, por ello exige la aprobación de la citada ley de protección, que permita “actividades socioeconómicas sostenibles, y garantice la preservación del entorno y sus valores naturales, ambientales y paisajísticos”.

El Coordinador recuerda que esta ley “quedó pendiente en la legislatura pasada”, y que “también va a quedarlo en esta”, a pesar de que el Presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, la prometió en su discurso de investidura de 2003. Asimismo, también insiste en “la falta de verdadero interés por proteger este bien natural”, tras el rechazo en las Cortes de Aragón, hace un año, por los partidos que sostienen al Gobierno, de la Iniciativa Legislativa Popular que urgía en la necesidad de crear esta ley.

Barrena reitera que el objetivo de esa ley sería establecer los principios, directrices y recomendaciones para el diseño de políticas integrales capaces de permitir el desarrollo socieconómico de los habitantes de núcleos rurales de montaña y garantizar la protección de estas montañas. También se preservarían sus valores naturales, paisajísticos y culturales, como única vía para conseguir la equidad, el bienestar y el desarrollo equilibrado, satisfaciendo, a la vez, las aspiraciones, intereses y expectativas sociales, económicas, recreativas, éticas, científicas, intelectuales y vitales del conjunto de la sociedad.

“No podemos seguir permitiendo cómo se modifica el urbanismo y el paisaje de los pequeños pueblos de montaña para hacer miles de viviendas que se quedan vacías casi todo el año y no generan verdadera riqueza ni desarrollo sostenible”, concluye Barrena.

Comentarios