Joaquín Arnal vuelve a sentarse en el banquillo de Cosehisa Monzón

El Club Baloncesto Monzón y Arturo Sañudo, hasta la fecha primer entrenador del equipo de liga EBA del Cosehisa Monzón, han llegado de mutuo acuerdo a la decisión de que se produzca un cambio en la dirección técnica del equipo amarillo, siendo Joaquin Arnal el que toma las riendas para afrontar el importante compromiso ante el CB Granollers de éste próximo fin de semana en Los Olímpicos. Con dos jornadas para finalizar la primera vuelta y el descanso navideño mediando entre el partido ante los vallesanos y la visita al colista Universidad, urgía revolucionar al equipo y el cambio en el banquillo ha parecido la propuesta más viable a corto plazo para conseguirlo.

Joaquin Arnal ya estará desde este martes a cargo del ciclo de preparación semanal de Cosehisa Monzón para un partido con Granollers que se antoja importantísimo, sesión a la que también acudirá Arturo Sañudo para despedirse personalmente de sus jugadores. Sañudo sigue ligado con el Club como colaborador en diferentes programas del Escobasquet 2006/2007 y en otras iniciativas de futuro que van a necesitar el impulso de técnicos de su preparación y categoría humana, según ha señalado el Club en un comunicado.

De esta manera se vuelve a repetir la situación de hace un año donde Joaquín Arnal volvía al banquillo de una manera interina con el fin de enderezar el rumbo, sustituyendo a Jesús Gutiérrez, mientras que se aprovechaba el período navideño para rastrear el mercado y traer a Jaume Roigés, quien no conseguiría salvar la categoría y sería en la reestructuración cuando Cosehisa volviera a la EBA.

Arnal tendrá como objetivo ganar los dos siguientes encuentros donde se espera que vuelva Jordi Muñoz, por lo que el año nuevo el Monzón comenzaría igualado a Ripollet, si éste no gana en sus encuentros próximos.

Mientras el Club buscará un entrenador que asiente los cimientos del nuevo proyecto, que desde la marcha de Sito Alonso al Joventud no ha encontrado el entrenador que tuviera continuidad. La salvación se ve factible, pero se busca un revulsivo que devuelva la ilusión a una afición que sigue apoyando al equipo, pero que esta en cierto modo desilusionada.

Comentarios