Cartas al Director: Querido amigo José Antonio

Roberto Iglesias

Te has ido, y todos quienes amamos el deporte nos hemos quedado un poco huérfanos.

Y digo bien…. sólo un poco pues quienes tuvimos el placer de conocerte guardamos muchas vivencias compartidas, serán muchos momentos en los que seguiremos estando juntos, y tenemos mucho que agradecerte.

Tu tesón y entrega, tu gran fuerza de voluntad, tu lucha han de ser un ejemplo para todos los amantes del deporte, del ciclismo en particular y desde luego para quienes quieran comprometerse a colaborar en organizaciones.

Así, recordaré aquellos lejanos años en los que nos maravillabas como portero de Balonmano en el Instituto, tu trabajo en la organización de acontecimientos ciclistas, y como ahora seguías ilusionado intentando mejorar tu técnica en el curling.

Y siempre trabajando como “Voluntario de Lujo” en todo tipo de actividades, y es que desde luego ha sido un lujazo poder trabajar junto a ti, poder impregnarnos de tu sencillez, de tu trabajo comprometido, de tu fuerza, de tu ilusión, de tu compromiso. Te involucrabas hasta el fondo, te entregabas a tope, sin esperar nada a cambio, disfrutando.

 

 Y cuando alguna situación se complique, nuevamente intentaré seguir tu ejemplo y seguir tu forma de ser, siempre tu sonrisa, nunca un reproche ni una palabra más alta que otra, defendiendo con fuerza tus posturas pero siempre con corrección, desde el respeto y la educación a todo el mundo. Escuchando, dialogando, y trabajando duro.

Y en los momentos en lo que puede primar más el egoísmo personal y las ganas de venir al ciclismo “a sacar tajada”, siempre tendremos tu ejemplo de venir al ciclismo a DAR, a entregarlo todo.

 

Pero tu gran humanidad, ese es el hueco que no seremos capaces de llenar.

 

También sé con seguridad, que a partir de ahora muchos ángeles empezarán a jugar a la curling; y dentro de unos días en las cabalgatas de Reyes con tan sólo cerrar un poco los ojos, podré ver que los Reyes Magos has sustituido los camellos por grandes bicicletas….. Será la señal de que, amigo José Antonio, ya has llegado, ya les has metido en el cuerpo el gusanillo y tu GRAN AMOR POR EL CICLISMO.

Y así cuando algún día lleguemos los demás, tendremos el camino allanado. Como siempre, habrás ido tú por delante facilitándonos el trabajo

Gracias. Un abrazo

 

Comentarios