El Colegio Oficial de Médicos rinde un último homenaje a Santiago Ramón y Cajal

2005021818 ramón y cajal.jpg

El Ilustre Colegio Oficial de Médicos ha rendido un último homenaje a uno del que fue uno de sus miembros más emblemáticos: Santiago Ramón y Cajal. Con este acto se cierra un año de conmemoraciones de la obtención del premio Nobel de Medicina en 1906.

En esta ocasión, se ha querido recuperar la memoria de este aragonés, premio nobel de medicina, a través de la presencia de su nieto, Santiago Ramón y Cajal Junquera, que recogía el emblema de Colegiado de Honor que el Colegio Oficial de Médicos concedió a título póstumo a su abuelo.

También se aprovechó la ocasión para inaugurar la placa que lleva el nombre de su abuelo y que a partir de ahora, denominará el salón de actos de la sede del colegió de médicos en Huesca. La figura de este premio Nobel fue recordada durante todo el acto, sobre todo a través de las conferencias que tuvieron lugar en el salón de actos Ramón y Cajal. Quizás la que más emoción despertó entre los asistentes, fue la ponencia de su nieto, Santiago Ramón y Cajal. La impronta que dejó la ciudad de Huesca en el médico aragonés más conocido fue el tema de su conferencia “Huesca en la memoria de Santiago Ramón y Cajal”.

También se trataron otros aspectos de la vida de Santiago Ramón y Cajal, como su gran afición a la pintura. José Luis Nieto Amada habló sobre los excelentes dibujos que realizó Ramón y Cajal sobre anatonomía. Y Fernando Solsona analizó el patriotismo y aragonesismo presentes en Santiago Ramón y Cajal.

Con este acto se cierra todo un año de conmemoraciones de la obtención del Premio Nobel de Medicina por Ramón y Cajal en 1906.

Comentarios