Para el PP el endeudamiento de la empresas de recogida de basuras GRHUSA es preocupante

Las actas de GRHUSA, según un comunicado, a las que ha tenido acceso el Partido Popular revelan que, entre 2005 y 2006, Germán Sanromán negoció personalmente y firmó operaciones de crédito que ascienden a un total de 5.554.000 euros. Se da la circunstancia de que las actas no recogen los baremos aplicados a las diferentes ofertas para la concesión final de los créditos. El PP vuelve a criticar la gestión del presidente de la empresa de recogida de basuras. Desde hace varios meses desde esta formación política se viene criticando su gestión. El edil socialista Germán Sanromán ha explicado en varias ocasiones que “todo obedece a una campaña de desprestigio”

La concejal popular Ana Alós señala que “el nivel de endeudamiento de GRHUSA, al que hemos tenido acceso un año después de solicitar la información, revela un nivel de endeudamiento irresponsable. Antes o después tendrá una repercusión directa en el precio del servicio, y Huesca y sus habitantes tendrán que aportar más dinero”.

En ese sentido, Alós recuerda que el coste del servicio ya se ha duplicado en tres años, aunque en él todavía no repercuten las amortizaciones de los créditos. “Las operaciones —señala Alós— se firmaron con un plazo de carencia de dos años, durante los cuales sólo se pagan los intereses correspondientes. El precio del servicio ya se ha duplicado. ¿Cuánto costará GRHUSA a la ciudad finalmente?”.

El Partido Popular ha manifestado su “extrema preocupación” por el coste futuro del servicio, del que responsabiliza directamente a Germán Sanromán, presidente de GRHUSA y concejal socialista del Ayuntamiento de Huesca. “Sanromán, durante este tiempo, se ha limitado a jugar con el dinero público, sin someterse a ningún tipo de control ni recibir asesoramiento alguno. En las propias actas se refleja que fue advertido de los costes que suponen las cuentas de crédito. Una operación de esa envergadura, cercana a los mil millones de las antiguas pesetas, requiere una planificación, unos criterios estratégicos que exigen una especial cualificación. El problema es que Sanromán ha actuado con el dinero público como un niño con una tarjeta de crédito, sin considerar los efectos futuros sobre la economía oscense”. Alós continúa señalando que “las entidades bancarias han concedido esos créditos basándose, precisamente, en el carácter de empresa pública de GRHUSA. Por otra parte, Sanromán no parece consciente del riesgo que supone tener que devolver a los bancos casi seis millones de euros en un plazo de siete años. ¿Lo habría hecho Sanromán si fuera una empresa privada y el capital arriesgado fuera suyo?”.

Al no existir planificación a medio y largo plazo, el Partido Popular se pregunta si GRHUSA será capaz de afrontar el pago de la deuda sin que repercuta en los recibos de los ciudadananos “Si eso llega a ser así —concluye Ana Alós—, los vecinos de Huesca debemos prepararnos para pagar las cuentas de Sanromán”.

Comentarios