Ibercaja dona 9.000 euros para Proyecto Hombre

La Obra Social y Cultural de Ibercaja ha donado al Proyecto Hombre de Huesca 9.000 euros, como apoyo a las campañas y actividades que lleva a cabo esta institución en la prevención del consumo de drogas, asistencia y rehabilitación a los drogodependientes. Con esta aportación, Ibercaja renueva la línea de colaboración que mantiene con Proyecto Hombre desde sus inicios en la capital oscense.

Esta organización considera imprescindible la prevención frente al mundo de las drogas mediante programas que ayuden a los jóvenes a conocer los riesgos reales que corren. Este es, por ejemplo, el objetivo del programa Orebel que, a través de entrevistas psicoterapéuticas, ofrece apoyo a los jóvenes y familiares en situación de riesgo.

Otro capítulo dentro de la prevención es la intervención en programas de orientación a la formación de profesionales (profesores, monitores de tiempo libre, sanitarios y maestros), quienes llevan a cabo diferentes campañas de en centros escolares de Huesca y provincia, tanto de primaria como de secundaria, contando con la participación de los padres de los alumnos y sus profesores.

También se ofrece un programa específico de atención a personas mayores de 20 años y consumidoras de cocaína, alcohol y otros psicoestimulantes. Por ejemplo, el consumo de la cocaína se ha duplicado en los últimos diez años, igual que ha subido de forma alarmante las mezclas asociadas de esnifar cocaína, beber alcohol e ingerir pastillas u otras substancias.

Otro de los servicios englobadas dentro del Proyecto Hombre y que presta el Centro de Solidaridad Interdiocesano de Huesca es la atención a antiguos heroinómanos, quienes han sustituido esta droga por el consumo de otros tóxicos o con el tratamiento de la metadona y, muchos de ellos, han contraído la enfermedad del sida. Igualmente, Proyecto Hombre no ha dejado en los últimos años diez de apoyar a los familiares de personas con penas de prisión y, también, a antiguos presos, junto con el seguimiento de los tratamientos de deshabituación de tóxicos dentro del Centro Penitenciario de Zuera.

Comentarios