El PP propone crear un espacio destinado para disminuidos físicos en la Plaza de Toros

El Partido Popular en el Ayuntamiento de Huesca propondrá al equipo de gobierno la adecuación de un espacio específico en la plaza de toros destinado a los disminuidos físicos. Para ello, el grupo municipal popular presentará una enmienda a los presupuestos del Ayuntamiento para 2007, actualmente en fase de ejecución. En concreto, se propondrá la eliminación de las barreras arquitectónicas, la delimitación de una zona específica y la instalación de un ascensor en una zona de acceso inmediato a la entrada de la plaza.

Junto a esa medida, el Partido Popular plantea que se cree la figura de un responsable de la plaza, encargado de su mantenimiento y su dirección técnica. Con esa iniciativa, entre otras, el PP quiere frenar el progresivo deterioro de la plaza, a pesar de las recientes reformas del graderío que, a juicio del concejal Jorge Escario, “en la actualidad constituyen más el problema que la solución”. El concejal ha podido contrastar in situ las carencias de la plaza. En lo que respecta a las gradas, se observan filtraciones permanentes que afectan a todo el perímetro cubierto de la plaza. Esto, unido a las carencias del sistema de desagües y sumideros, conlleva inundaciones, desperfectos y problemas de higiene. Jorge Escario señala que eso se debe, principalmente, a que las estructuras de la plaza no han sido objeto de una continua conservación: “Las reformas se limitan, cada agosto, a una urgente visita de las brigadas municipales que dejan la plaza en una situación de aparente normalidad. Inmediatamente después, la instalación se abandona hasta las siguientes fiestas. Eso implica, además, que cada año sean más acusados los problemas que hemos detectado”.

Escario señala, además, el “pésimo estado” de instalaciones como la enfermería, “que sólo irónicamente puede calificarse de aséptica”, y que en la actualidad se utiliza de almacén. La misma situación se observa en zonas como los ambigús, los aseos públicos y las zonas de paso. Se aprecian deficiencias en el sistema de iluminación, cableado, suministro de agua y seguridad. Las cuadras no han sido objeto de reforma o adecuación “en décadas”.

Escario apunta que, pensando en los aficionados, “no se explica que sólo exista un punto de venta de entradas, o que se vendan asientos desde los que, en las corridas de toros, la faena no es visible. El albero está en pésimo estado, a pesar de los esfuerzos, que hay que agradecer públicamente, de los alumnos de la Escuela Taurina”. Pero el concejal popular añade que la situación “condiciona la explotación de la plaza más allá de la feria taurina, limitando su capacidad para la organización de otro tipo de espectáculos. Exceptuando tal vez los meses más fríos, la plaza podría ser un espacio cultural y recreativo de primer orden”.

Jorge Escario termina apuntando que “Chus Tovar haría bien dejando el burladero para ver la plaza tal y como la perciben los ciudadanos”.

Comentarios