Aprobado el plan de emergencias del embalse de Montearagón

La Comisión de Protección Civil ha aprobado el plan de emergencias del embalse de Montearagón. Ahora se ha de licitar la implantación de este programa, que podría llevarse a cabo a principios de 2007. A partir de ese instante se podrá poner en marcha el plan de llenado y vaciado. La duración de la puesta en carga se prolongará por espacio de dos o tres años, dependiendo de las fluctuaciones hídricas del río Flumen, que son enormes (se puede pasar de 5 hectómetros cúbicos en un año de extrema sequía a 100 hectómetros en años lluviosos). El embalse tiene una capacidad de 52 hectómetros cúbicos.

La Confederación Hidrográfica del Ebro está redactando el plan de puesta en carga; posteriormente será el Ministerio de Medio Ambiente el que aprobará su aplicación.

Plan de emergencias (con la instalación de elementos como sirenas,...) y programa de puesta en carga son los dos requisitos indispensables para poder utilizar un embalse.

Se trata de una presa de tamaño medio: 86 metros de altura y 100 de base. Servirá para garantizar el caudal ecológico del río, abastecer a la ciudad de Huesca y consolidar el regadío en el área de influencia del Flumen.

El ingeniero de Prointec Fernando Martín apuntaba este verano, cuando quedaron terminadas las obras de construcción de la presa, que la seguridad de esta infraestructura está por encima de lo que marca la legislación vigente. Cifraba en un millar el número de sensores que controlan la temperatura, las dilataciones y las humedades. Explicaba que “este tipo de presas tienen vida y, a lo largo del tiempo, sufren pequeños movimientos y dilataciones, los cuales tienen que permanecer en determinados parámetros de seguridad”.

Comentarios