Cosehisa Monzón no quiere precipitarse con el nuevo entrenador

Lo que en principio iba a ser una solución para un único partido el de Granollers, va camino de convertirse en un tiempo mucho mayor, ya que Joaquín Arnal podría continuar en el banquillo durante algunas semanas más, siempre y cuando pueda compatibilizar su trabajo con el entreno. Con ello se buscaría la reacción del equipo y cambiar la actual dinámica que hace que en doce jornadas el Club Baloncesto Monzón sólo haya ganado un partido.

La idea inicial era haber ganado a Granollers y Navidad buscar un nuevo técnico como se hizo el año pasado cuándo se trajo a Jaume Roigés, pero la derrota por dos puntos, la forma en la que se produjo habría provocado una reflexión para apostar por la continuidad de Arnal, en busca de un mayor respeto hacia el equipo (léase estamento arbitral)

El Club está convencido que no va a tener problemas para salvarse, sólo bajan dos, pero sí que está preocupado por la forma en la que se han perdido algunos partidos y por la desconexión que se puede producir con la afición, en caso de no llegar los resultados.

Lo cierto es que dos años después del primer descenso y repesca la situación parece repetirse, es decir, un equipo con mimbres para poder estar arriba sufre reveses hasta parecer un grupo abocado a jugarse el descenso. No olvidemos, que en la actual plantilla hay gente tan solvente como Ramírez ( máximo anotador y entre los mejores valorados) Ramón Bordas ( una excelente escolta), Sánchez (base que ya estuvo en Monzón con un buen nivel), Marcos Gamero ( procedente de la LEB 2) o los de casa Jordi Muñoz ( recién salido de una lesión y uno de los mejores cuatro de la liga) o Blanca ( pívot de envergadura y con experiencia). A ellos hay que mencionar al vinculado Sobrepera con una gran proyección.

El año 2007 tiene que ser el año en el que Cosehisa demuestre todo su potencial y para ello hay que ganar a Universidad de Zaragoza con el que comparten el fondo de la clasificación y apostar por alguien de la casa en el banquillo como Joaquín Arnal hasta remontar el vuelo.

Comentarios