Félix de Azara para niños

Que los más pequeños descubran la figura del intrépido personaje histórico que fue Félix de Azara, noble y aventurero de nacimiento. Ha sido esta dedicación la que le ha llevado a convertirse en un referente histórico universal. El escritor, ilustrado y pintor, José Luis Cano, recoge de una manera divertida en “Apuntamientos sobre don Félix de Azara” los capítulos más destacados de su vida. El trabajo está coeditado por "Xordiqueta" y la Obra Social y Cultural de Ibercaja.

"Apuntamientos sobre don Félix de Azara " es el título número 19 de una serie de biografías de aragoneses ilustres dirigida a los niños. La colaboración entre "Xordiqueta" e Ibercaja comenzó en 1998 con la publicación del libro sobre el Conde de Aranda, al que siguieron trabajos sobre el poeta bilbilitano Marcial, Luis Buñuel, María Moliner, Baltasar Gracián, Miguel Servet, Segundo Chomón, Fernando el Católico, Goya o el Papa Luna entre otros. De la tirada total, 5.000 ejemplares, buena parte se distribuye entre los colegios aragoneses.

La intención del autor y los editores con esta colección de libros ilustrados es poner al alcance de los más pequeños – y también de los mayores-, de una forma divertida y amena, la vida y la obra de personajes aragoneses que han formado parte de la historia de Aragón, de España, de América y del resto del mundo.

Basándose en dibujos expresivos y coloristas, que acompaña con textos breves, José Luis Cano cuenta a los más pequeños los primeros pasos del niño Félix de Azara en su noble hogar en Barbuñales, donde nació y aprendió a vivir como un señor. Cuando llegó el momento sus padres lo mandaron a estudiar a la Universidad Sertoriana de Huesca. Félix no soportaba la escolástica prefería estudiar cosas más modernas como física, geografía, mecánica... “Así que entró en el Regimiento de Infantería “Galicia” y se hizo Subteniente de Infantería e Ingeniero delineador de los ejércitos nacionales, plazas y fronteras, nada menos”. Pasado un tiempo le nombraron Maestro de Estudios de Ingenieros y le destinaron a Barcelona. Después es herido en la guerra de Argelia y tardará cinco años en recuperarse tras los que será nombrado Capitán de Infantería e Ingeniero extraordinario.

Comentarios