Las estaciones intensifican su trabajo para ampliar su superficie esquiable para Navidad

Cerler

La situación ha cambiado en la última semana en las estaciones de esquí del Pirineo aragonés, debido al descenso de temperaturas y al gran esfuerzo que están realizando para fabricar nieve artificial e ir poniendo cada día mayor superficie esquiable en funcionamiento. Lo no cambia es la ausencia de precipitaciones de nieve. Hasta final de año no se espera la llegada de la nieve. Este fin de semana las estaciones aragonesas ofertan alrededor de 40 kilómetros esquiables, con nieve polvo y espesores entre 10 y 70 centímetros.

La estación de Astún ha comenzado este sábado la temporada, abriendo 4 remontes, 5 pistas y 3 kilómetros, con un aforo limitado de esquiadores, entorno a 1.500, y con precio reducido de los forfaits, a 16 euros. El director comercial de Astún, Andrés Pita, ha indicado que “hay muchas zonas en la estación a las que les falta muy poco para poder abrirlas, por lo que la semana de Navidad si se mantienen bajas las temperaturas se podrían poner en funcionamiento más pistas”.

La situación ha cambiado también esta semana en Candanchú, donde se prácticamente se ha duplicado la superficie esquiable, pasado de 3,5 kilómetros a 6. Su director, Eduardo Roldán, ha destacado el gran trabajo realizado en la estación para mejorar la cantidad y calidad de la nieve.

También gracias al trabajo realizado con la innivación artificial y las temperaturas que se están registrando durante los últimos días, la estación de esquí de Panticosa ha abierto este fin de semana con más pistas y kilómetros esquiables. Se ha pasado de 1 kilómetro esquiable a 4, según ha indicado desde Aramon Panticosa, Jesús Agustín.

En Aramon Formigal se ha abierto esta semana la zona de Portalet. Poco a poco, según ha indicado Pascual Pérez, se va avanzando en la apertura de remontes y pistas, estando previsto que se sigan aumentando la próxima semana, coincidiendo con las vacaciones navideñas.

Y Aramon Cerler es la estación del Pirineo aragonés que oferta una mayor superficie esquiable, con 17 kilómetros, que podrían aumentar hasta 24 la próxima semana. Esta semana se han abierto nuevas pistas, entre ellas, Les Pllanes y Labert. La pista Les Pllanes permite esquiar todo el desnivel de la estación de esquí llegando hasta los 1.500 metros, en el pie de la estación. La pista Labert es la primera del sector Rincón del Cielo que se abre a los esquiadores. En dicho sector también se ha empezado a trabajar para inaugurar lo antes posible el nuevo snowpark. En el sector Cota 2.000 también se abrirán pistas secundarias. En el sector Ampriu se está trabajando intensamente para abrir durante la semana de Navidad el telesilla de seis plazas Basibé, junto con las pistas a las que da acceso.

Con las nuevas pistas previstas para la semana de Navidad, la estación de esquí de Cerler espera poder poner a disposición de los esquiadores más de 24 kilómetros esquiables, siendo una de las estaciones de esquí españolas que ofrecerá mejores condiciones para pasar las vacaciones navideñas.

Comentarios