CHA denuncia un agujero presupuestario de 2´5 millones de euros en el Ayuntamiento oscense

El análisis de la evolución del presupuesto municipal en este final de ejercicio deja patente que en el Ayuntamiento de Huesca se ha producido un agujero económico. Es lo que denuncia Chunta Aragonesista que asegura que todo ello es consecuencia de la fracasada venta de suelo en el polígono 41 donde el Equipo de Gobierno aspiraba recaudar más de 4.000.000 €.

En el capítulo presupuestario de un ayuntamiento es muy importante relacionar los gastos de inversión con los correspondientes capítulos de ingreso. Los ingresos poco fiables terminan generando agujeros presupuestarios indeseables, por lo que suponen de insolvencia económica y de fraude sobre las expectativas de obras vendidas por el Equipo de Gobierno.

Frente al destino de suelos públicos para inversiones más que discutibles, CHA reivindica que la prioridad en su uso sea la vivienda de protección. Si se analizan de forma conjunta las inversiones asociadas total o parcialmente a la venta de suelo y los ingresos que tendrían que financiar estas inversiones, se observa que, mientras el gasto se ha ejecutado en casi un 70% los ingresos no alcanzan el 30%. Ello conlleva que en este momento de final de ejercicio presupuestario nos encontremos con un agujero de más de 2,5 millones de euros.

Desde Chunta Aragonesista resulta especialmente importante reseñar:

Que existen partidas de inversión que se han ejecutado al 100% estando asociadas a la venta de suelo por la que a la fecha no se recaudado ni un euro.

Que nuevamente han sido partidas de más lustre para el alcalde como la reurbanización de calles o el Palacio de Congresos quienes se han librado de las estrecheces que debiera conllevar la falta de recaudación apuntada.

Que partidas muy importantes desde el punto de vista social, económico o de seguridad (barreras arquitectónicas, polígonos industriales, rotonda Coso Real) vuelven a ser parientes pobres y son las que sufren el principio de precaución en el gasto que inevitablemente y por obligación ha tenido que aplicar el Equipo de Gobierno.

Para Miguel Solana: “el excesivo afán recaudatorio del Equipo de Gobierno del PSOE y su lentitud a la hora de gestionar los ingresos que deben financiar las inversiones, ha llevado la hacienda municipal a un agujero presupuestario de magnitudes inadmisibles al tiempo que retrasa “sine die” la puesta en el mercado de suelos públicos para vivienda de protección. Una gestión de los suelos públicos planteada en términos de prioridad para la vivienda protegida y desde una sociedad municipal creada al efecto seguro que hubiera conllevado agilidad para esta finalidad y nos hubiera ahorrado este agujero presupuestario inadmisible en una hacienda pública que quiera calificarse de seria.”

Comentarios